Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Especial

Febrero 3, 2009

T: Estoy seguro de que está al tanto de todas las muchas preguntas que le he traído en mis muchas meditaciones durante los últimos pocos meses. Tengo algunas preguntas aquí que hemos estado discutiendo hoy y sé que está al tanto de los muchos pensamientos que he tenido y las preguntas que he tenido durante ese tiempo.

He llegado al punto en mi vida donde deseo saber cuál es el corazón del significado de mi vida, cuál es mi principal propósito. Tengo muchas preguntas y las haré separadamente, pero a medida que haga mis preguntas por favor sepa que espero que sus respuestas apunten de regreso al centro de mi vida y su propósito de tal manera que pueda integrar mi visión de mi vida en una red integrada de significado.

Pregunta #1: Como usted probablemente está al tanto, hay mucha gente en mi vida cuyos nombres tienen algo que ver con una pradera, ya sea «tierra de pradera», «de la pradera», «pradera oeste» y así en adelante. Cuando llevé estas preguntas que esto me trajo, a la meditación, dos veces se dijo en mi mente, «Sea la pradera. Sea la pradera». Por favor comente sobre esta afirmación y los principios espirituales involucrados.

(Carla canalizando)

Somos aquellos conocidos para usted como el principio de Q’uo. Saludos en el amor y en la luz del único infinito Creador, en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche. Agradecemos a aquel conocido como T por crear este círculo de búsqueda. Estamos felices de hablar con relación al propósito del corazón de esta encarnación.

Como siempre, pediríamos a todos aquellos que escuchen o lean estas palabras, usar vuestra discriminación al priorizar aquellas cosas que ofreceríamos. Si nuestros pensamientos tienen resonancia para ustedes, por todos los medios úsenlos. Si no es así, por favor déjenlos ir. De esta forma podemos sentirnos bastante seguros de que no estamos infringiendo vuestro libre albedrío de ninguna forma al hablar. Les agradecemos por esta consideración.

Mi hermano, intentaremos por cierto, en todas las cosas que digamos, tener en mente que usted está buscando el corazón y no la periferia, la esencia y no los detalles. De hecho esto bien puede dar forma a nuestras respuestas hasta cierto punto y le agradecemos por esta orientación.

Existen ciertamente muchas formas de mirar a lo que es el corazón de la existencia de uno. Uno podría preguntar cuál es el principio primordial de una vida, o cuál es la cosa más querida, o cuál es la cosa más deseada. Y sin embargo, siempre debe recordarse que una vida se vive en el momento presente con el fin de vivirla bien. El centro de ese momento presente es siempre amor.

Una pregunta guía clave, para uno que busca el corazón de la existencia es, «¿Donde está el amor en este momento?». En la forma en que se aplica a su primera pregunta, esa pregunta tiene que ver con la naturaleza de su encarnación.

Ahora, cada encarnación sobre la Tierra en tercera-densidad estará, en su corazón, enfocada en ser, en lugar de hacer. Eso no es simplemente cierto para usted, mi hermano, sino que es cierto para todos los que respiran sobre el planeta Tierra. Las acciones de una vida ciertamente hablan, en términos de articular la naturaleza interior de una persona. Está dicho en la Biblia, «Por sus frutos los conoceréis». [1] Hasta cierto punto, esto es cierto. Y no obstante, el espíritu en el cual estas cosas se hacen es una inefable e intangible, y sin embargo una muy importante parte, de todas las acciones, creando la esencia de tal acción.

La indicación que ha recibido, «Sea la pradera», habla de un cierto tipo de actitud acerca de la vida y acerca de su lugar en aquella vida. En la discusión que precedió esta meditación, mi hermano, varias veces dijo a este instrumento que usted había hecho muchas cosas y que sin embargo no estaba seguro de cuál era realmente su propósito principal. Con la frase «Sea la pradera», las puertas se abren hacia una cierta forma de mirar la red de la vida y amor que es su encarnación.

Este instrumento sabe de un sistema de enseñanza creado por el conocido como Rudolph llamado bio-dinámica. [2] Es un sistema filosófico que tiene aplicaciones prácticas en el campo de la agricultura. Cultivar bio-dinámicamente significa ver toda la granja como un universo, del cual el granjero es una parte integral. Esta teoría concibe tal granja como un pequeño universo, único en sí mismo. Tiene sus propios pastos y hierbas, sus propios árboles frutales y otros cultivos. Y los animales en la granja son cambiados de un pasto a otro, esparciendo las semillas de las hierbas y los pastos, de tal manera que en un muy corto número de años, aquella granja es característica en sus plantas y animales. Y puesto que los animales y los cultivos son rotados, la biota [3] se vuelve más y más rica. Los productos de los animales junto con proyectos del granjero y varios procesos, crean abonos que son específicos a esta pequeña creación particular, de tal manera que la tierra siempre está siendo enriquecida, siempre desarrollada para estar más llena de vida, siempre más capaz de recibir el brillo del sol y la lluvia.

Aquel conocido como Rudolph siempre vio toda la naturaleza y toda la humanidad como una, de tal manera que no fueran los humanos haciendo cosas a la Tierra de acuerdo a sus deseos, sino el granjero como un agente del Creador, haciendo hermoso y productivo aquello de lo que él era una parte. En este contexto, «sea la pradera» es una sugerencia de volverse una parte unificada y armoniosa de su medioambiente. Es una llamada a encarnar completamente en la Tierra, ambos, físicamente-literalmente-y-no-físicamente-descriptivamente. Literalmente, es bueno para usted como una entidad trabajar con la tierra, parezca o no producir un incremento, simplemente porque trasladarse a la naturaleza, hacerse íntimo con ella, sus atmósferas, sus sentimientos, sus sensibilidades, sus deseos, los deseos de los espíritus de la naturaleza, y así en adelante, es muy curativo y muy potenciador.

De Nuevo, esto no es simplemente cierto para usted, sino cierto para cualquiera que desea integrar varios aspectos de su vida. La naturaleza silvestre es una experta orquestadora y hay muchas lecciones que aprender de aquel que desea «ser la pradera». Es una directriz a ser responsable por su universo y saber que lo que es real no es aquello que a uno se le da; más bien, es lo que uno crea.

En consecuencia, deje que su mente esté tranquila y pacífica mientras pasa su vida diaria, sin buscar demasiado identificar significado, sino buscar en lugar de eso, ser o personificar o experimentar significado cuando fluye a través suyo. Siéntase seguro de que es, en efecto, capaz de volverse más y más consciente de la red de amor y luz de la cual usted es una parte, no solo con la gente en su vida o las ideas dentro de su mente, sino con los elementos de la Tierra misma, las lluvias, el brillo del sol, las estaciones, y todo [los elementos] lo que va dentro del muy complejo y sin embargo perfectamente armonizado medioambiente que es la pradera.

La vida de uno que ha trabajado duro, [y ha] tenido un trabajo para pagar las cuentas para su familia, como lo ha hecho usted, está llena de acciones pesadas, aparentemente pequeñas acciones. Usted ha sido uno que ha llevado el correo. Ha sido uno que ha comprado los víveres y trabajado con la familia de varias maneras, acostando a los niños, lavando platos, apoyando a su esposa. Un millón de viajes a un millón de tiendas, un millón de tareas y muchos, muchos miles de días todos se mezclan en una red de vida que se caracteriza no por una sola tarea, un solo día en el trabajo, un solo trozo de trabajo con una relación donde hubo un alejamiento de la unidad y luego una restauración de la unidad, sino más bien la red creada por muchas acciones afectuosas por un largo período de tiempo.

Es bueno darse cuenta que como uno espera vivir, como uno pretende vivir, como uno se imagina vivir, la disposición de intención de uno, crea una imagen mucho más completa y diferente que si uno simplemente observa las acciones de una vida. Como dijimos antes, es la actitud de amor que usted lleva al trabajo, una labor, o una relación, lo que ilumina esa relación, ese trabajo, esa labor. Y desde el punto de vista del espíritu, es el amor en esa intención el que está en el corazón de su acción, más que la acción misma.

Nos damos cuenta de que hay un gran deseo de hacer algo en el mundo externo que tenga un significado obvio tal como sería enseñar, construir, canalizar o sanar. Y apreciamos su deseo de ser útil en el mundo. Debido al hecho de que esto es una parte tan importante de su actual proceso para determinar aquellas acciones externas, no podemos hablar, no en una forma directa. Sin embargo podemos alentarlo en todo su esfuerzo y asegurarle que no puede cometer errores, no importa lo que decida en cualquier momento dado.

Sin embargo, diríamos que el corazón de su propósito aquí, en términos de lo que usted esperaba hacer con este tiempo para usted, es ponerse más cómodo con el aspecto de «ser» de su existencia sobre el planeta Tierra.

El ser que usted es, es una combinación de espíritu y lo físico. Ellos están entrelazados dentro de usted, de tal manera que usted es un complejo mente/cuerpo/espíritu, todos juntos, no separados. En consecuencia, desde el punto de vista del espíritu dentro de la carne, el servicio central hacia otros de cualquier vida siempre será la forma en que usted ha permitido a sus energías abrirse, de tal manera que usted pueda ser un instrumento para el amor y la luz del único infinito Creador. Este instrumento a veces llama a este proceso «volverse transparente a la luz».

El resultado neto de alguien que está más y más cómodo con ser quien es, es que, cualquiera sea la personalidad, está abierta a la luz, de tal manera que la luz puede brillar a través de él y hacia fuera dentro del mundo. Este resplandor de existir, siempre será el principal propósito de cada entidad.

¿Podemos pedir si hay una continuación a esta pregunta, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

T: No sobre eso. Gracias.

Le agradecemos, mi hermano. ¿Podemos pedir si hay otra pregunta en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

T: Si. Pregunta #2: He conversado mucho con Dios y he pedido específicamente que el Espíritu Santo hable a través mío en mis primeros días de enseñanza. Pero en 1999, una vez escuché una voz, ni siquiera en meditación. Era un punto de confusión en mi vida. Y aquella voz, muy fuerte en mi cabeza, pronunció el nombre Edgar Cayce. Parte de esta pregunta es, ¿puede usted decirme quién fue esa voz que pronunció ese nombre? Y también, hay un psíquico que ha dicho que Lao Tzu es mi guía en esta encarnación y que tengo dos ángeles, uno llamado Leland y uno llamado Cristal. ¿Puede decirme en segundo lugar entonces, es Lao Tzu mi guía en esta encarnación? y ¿Son mis dos ángeles Leland y Cristal? ¿Y cómo llegaron a estar conmigo? ¿Y cuál es el significado de las vibraciones de aquellos nombres? Y si no puede contestar eso, o junto con eso, ¿puede por favor hablarme de la guía en general?

Somos aquellos de Q’uo, y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Comprobamos que podemos sólo confirmar que sus aspectos clave de guía tienen la energía vibratoria que está contenida dentro de los nombres que usted ha dado.

La naturaleza de la guía en general es que usted tiene contacto consigo mismo, en una etapa bastante avanzada de su desarrollo. El yo superior es su obsequio para usted mismo desde mitad-de-sexta densidad. En este punto, aquella alma que es usted, ha alcanzado el nivel de conciencia en el cual se percibe que no hay más cosas que desear excepto reencontrarse con el único infinito Creador.

En aquel punto decisivo, la entidad que es usted crea de sí mismo una forma que es bastante maravillosamente elaborada y compleja. Contiene todo lo que el yo superior sabe acerca de sí mismo. Aquella forma de pensamiento es dada como un obsequio al yo en desarrollo dentro del comienzo de tercera densidad. La entidad completa del yo superior está inmersa, llena de la naturaleza que es únicamente usted. Cuando se filtra dentro de su conciencia, es bastante común que haya tres aspectos que son centrales: el aspecto masculino, el aspecto femenino y un aspecto sin orientación sexual que puede ser descrito como un consejero o compañero.

Los aspectos femenino y masculino no se refieren a la sexualidad en un sentido físico. Se refieren a las energías sagradamente femenina y sagradamente masculina de la densidad de la cual usted forma parte, la cual está polarizada. En consecuencia, el aspecto femenino de su espíritu serán aquellas partes de la naturaleza tales como la belleza, la fertilidad y así en adelante, mientras que el aspecto masculino contendrá los aspectos tradicionalmente masculinos tales como la ambición y el alcance, productividad, agresión y así en adelante.

Además de estos aspectos masculino, femenino y andrógino de guía, es bastante común para uno que está buscando tan conscientemente y tan persistentemente como usted, mi hermano, acumular cerca de sí mismo un cierto número de ángeles y presencias que son atraídas hacia usted por su búsqueda, su servicio, y los deseos de su corazón.

Para trabajar con tal sugerencia de que su guía es Lao Tzu, es bueno hacer lo que este instrumento sabe que está haciendo. Eso es, familiarizarse con el trabajo de esta entidad que ha sido dejada al mundo de la literatura y la filosofía. Empape y marine el yo en aquellas escrituras de aquel conocido como Lao Tzu que resuenen con usted, y luego, cuando haya hecho esto, deje salir las palabras específicas de su escritura y en su lugar retenga la postura implícita en las escrituras de esta entidad. Porque siempre es bueno moverse más allá de los detalles de las palabras y frases que han sido traducidas de un lenguaje y una cultura a otra.

Pero no importa cuán sustancial sea el desplazamiento, existe aquello dentro de la filosofía que habla de una cierta actitud básica hacia vivir y esa es la forma de moverse desde la pregunta de, «¿Es una cierta entidad mi guía?», a practicar como si esta entidad fuese su guía y luego ver qué obsequios tal análisis le ha traído.

Si fuera a estar errado este psíquico, se haría obvio porque usted no resonaría con el trabajo escrito de esta entidad.

¿Somos aquellos de Q’uo y preguntaríamos si hay una continuación a esta pregunta, mi hermano?

T: La única continuación rápida que tengo sería, ¿estaría en lo correcto al asumir entonces, que la voz que escuché en 1999 que dijo «Edgar Cayce», fue mi yo superior?

Somos aquellos de Q’uo, y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Podemos confirmarle que la voz fue, de hecho, su yo superior.

¿Podemos pedir si hay otra pregunta, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

T: Si, tengo dos preguntas que podrían ser un poco complejas, así que [antes de hacerlas] me gustaría moverme a dos preguntas posiblemente rápidas de responder, si pudiera. Esa sería la pregunta #5, que sería, Me parece estar encontrándome con números, como fue mencionado en conversaciones anteriores, de caminos que están llevándome a lugares especiales en mi vida. Parecen estar sumando once. Y hay algunos sincronismos que suceden. Tengo que saber ¿qué me diría este sincronismo particular acerca del centro o corazón de mi vida y su propósito?

Somos aquellos de Q’uo, y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. El número once, como este instrumento le ha dicho antes esta noche, es lo que este instrumento llama un «número maestro». [4]

¿Qué es un maestro, mi hermano? ¿Por qué podría un hombre que no alega ser alguna clase de maestro, ver el número once como uno excelente? Nosotros le diríamos que un maestro no es un maestro a causa de signos o logros externos. Uno podría pensar de una maestría, en lugar de eso, como el nivel al cual un estudiante se convierte en un instructor. Uno podría pensar en esto como el nivel al cual, no importa cuán interesantes los estudios, está el logro de los estudios ya completados, que han graduado al estudiante de clases a lo que podría ser considerado una disertación continua.

De la misma manera que en la escuela hay un punto en el cual la academia otorga un grado, en una vida hay un punto en el cual las clases han sumado suficiente información para crear un cambio en el centro de gravedad del estudiante, de tal manera que, aunque puede continuar aprendiendo por toda su vida, porque siempre hay más que aprender, hay una libertad fundamental de estudiar y una comprensión de que él es capaz de enseñar, así como es capaz de aprender.

Este es un inmenso paso en la vida de una persona y aún, para algunas entidades, es a este nivel que la encarnación las llama. Podemos decir, mi hermano, que usted es una de esas personas. Usted no es un estudiante profesional. Usted no pretendió, en su vida, simplemente tomar curso tras curso tras curso. Usted se propuso en su vida consolidar, simplificar, integrar y volverse el maestro de todas las muchas, muchas cosas que había aprendido.

A este objetivo encarnacional usted ha sido llamado, por un largo tiempo. En un punto anterior en su vida, mi hermano, usted estuvo muy cerca de encontrar confort en este nivel, sin embargo su visión comenzó a ser demasiado estrecha para satisfacerlo. En consecuencia, usted ingresó en otra larga serie de aprendizajes y usted ha llegado, una vez más, al punto donde puede, si lo elige, comenzar a liberarse a sí mismo de la necesidad de aprender más y permitirse a sí mismo comenzar ese trabajo de maestro, esa disertación de vida, donde el trabajo es integrar y simplificar aquellos muchos aprendizajes que han creado una red de pensamiento, intención y deseo dentro de su vida.

Mirando hacia el tema de propósito central, la pregunta del corazón de la encarnación, diríamos que esto se acerca a expresar uno de sus temas encarnacionales, y ese es aquel tema de integrar, simplificar, y convertirse en maestro de su sello particular de ser usted mismo, de tal manera que esté cómodo dentro de su propia piel.

Por su puesto usted seguirá aprendiendo. Por supuesto continuará teniendo nuevas cosas que integrar en su entendimiento básico de la vida, de quién es usted y por qué está aquí. Pero su esperanza para usted mismo y aquello que está en el centro de su visión de sí mismo, antes que viniera dentro de encarnación, era que usted debiera llegar a estar tan cómodo con quien es, que sería capaz de dejar esa existencia brillar sin excusa o reserva, sabiendo que usted es completamente adecuado para llevar el amor y la luz del único infinito Creador.

¿Podemos pedir si hay una continuación a esta pregunta, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

T: No habrá continuación a esa pregunta particular

Somos aquellos de Q’uo. ¿Podemos pedir si hay otra pregunta, mi hermano?

T: Otra pregunta corta, si puedo, por favor. Se afirma en la Biblia que Jesús es un sacerdote tras la orden de Melquisedec. Esto me lleva a creer que posiblemente Melquisedec sería un complejo de memoria social y que Jesús era parte de aquel complejo de memoria social. ¿Es esta una suposición correcta?

Somos aquellos de Q’uo, mi hermano, y estamos al tanto de su pregunta. Hasta donde sabemos, mi hermano, aquel conocido como Jesús no era miembro de un complejo de memoria social llamado Melquisedec. El deseo de aquella entidad que lo llamó a él como tal sacerdote, fue instaurarlo a él como la figura en el Viejo Testamento que fue profetizada para ser el Mesías. La intención de aquel que creó esta afirmación no fue espiritual, sino en sentido político.

Que Jesús fuera un miembro de un complejo de memoria social antes de encarnar sobre el planeta Tierra, es sí.

(Termina lado uno de la cinta)

(Carla canalizando)

¿Podemos pedir si hay otra pregunta en este momento, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

T: Si, tengo dos más pero [es difícil] para mi determinar cuál sería realmente la más importante porque ambas son muy importantes para mí. Así que sólo comenzaré con esta

Yo realmente deseo ser un instrumento, un canal vocal. Me siento como si por alguna razón, eso hubiera sido parte de mi pasado y he sido atraído hacia este talento. Pero parezco estar teniendo cierta dificultad abriéndome a esto. ¿Puede usted mirar dentro de mí de alguna forma y decirme qué es aquello que me puede estar faltando, de alguna manera bloqueando [lo que me evita poder] ser capaz de avanzar en este proceso un poquito más rápidamente y un poquito mejor?

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Aquello que detiene la lengua de alguien que interpreta, puede ser tan simple como el temor de equivocarse. Este temor succiona la apertura del cuerpo energético hacia una configuración cada vez más estrecha, por lo tanto limita la cantidad de energía disponible para el trabajo. En consecuencia, sea valiente, mi hermano.

Aquello que también detiene la lengua del traductor de conceptos es el sentimiento de que el esfuerzo no prospere debido a limitaciones dentro del intelecto o vocabulario del canal. Y en este sentido diríamos, mi hermano, que no es el intelecto el que potencia la canalización, tampoco es el vocabulario lo que necesariamente limita lo que se puede decir. Mucho más es dado a través del canal que las palabras. En consecuencia, mi hermano, además de ser valiente, deje que sus palabras vengan como lo deseen, sin intentar hablar como otros lo hacen sino sólo intentando traducir aquello que recibe, en cualquier forma que pueda. Enfóquese más bien en permitir que la energía que está recibiendo venga a través de su voz. Deje que el amor, el cariño, la compasión, la dulzura, y la luz que han entrado en usted con ese concepto, se muevan a través de usted y salgan a través de su habla. Mientras menos se preocupe del vocabulario, la gramática y la dicción, más cómodo se sentirá y más luz será capaz de transmitir su voz.

Más que nada, bríndese usted mismo al momento. Si nada llega, no se preocupe. Nada llegó. Si algo llega, sáquelo adelante, tráigalo y déjelo ir.

Hay más de arte que de ciencia en cualquier traducción. Y ciertamente, recibir una voz desde el espíritu requiere de usted mucho más, en la forma de crear de usted un tipo muy específico de canal y luego pedir un tipo muy específico de fuente que se pueda mover a través de su canal que lo hace con palabras específicas y así en adelante, en una canalización.

De Nuevo, no son los detalles externos los que crean un buen canal, sino un enfoque valiente, que sea honesto y lleno de integridad que pone mucho más valor en hacer un trabajo honesto que en crear una hermosa prosa. Deje que la fuente hable con el corazón de lo que siente dentro de usted a medida que recibe las palabras. Y sentimos, mi hermano, que lo hará bien.

Casi siempre, cuando las entidades forcejean con la canalización, hay preocupaciones acerca del yo que se multiplican como luciérnagas en la oscuridad e iluminan la mente con esta o aquella preocupación, de tal manera que la mente no está tranquila y confiada. Es esa actitud confiada, tranquila, valiente, de servicio sin duda, la que crea el buen canal.

Somos aquellos de Q’uo y estamos conscientes de que este instrumento tiene energía para una pregunta final y que usted preferiría hacer aquella pregunta final en lugar de continuar con esta. ¿Podemos preguntar si eso es correcto, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

T: Sí. Eso es correcto.

Somos aquellos de Q’uo. En ese caso, mi hermano, por favor proceda con su pregunta. Somos aquellos de Q’uo.

T: Gracias Q’uo. Muchas veces estoy preocupado con las decisiones que tomo, si realmente estoy trabajando desde el punto de vista de lo que es mejor para la persona que está pidiendo asistencia, o si realmente estoy pensando en el espíritu de lo que sería mejor para ellos en una situación dada, o en lugar de eso estoy dejando que el ego o la mente-de-carne se apodere simplemente porque no quiero hacerlo o tengo juicios en contra de ellos.

Así que mi pregunta es, ¿cómo puedo fácilmente decir, mirando dentro del yo, cuál es la base de mi decisión, ya sea si realmente es de servicio a los otros o de servicio al yo, si es ya sea una decisión espiritualmente-intencionada, o una decisión pensada con la mente física o la mente del ego?

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Le ofrecemos un simple pensamiento para responder una pregunta compleja. Porque hay, de hecho, muchas, muchas ocasiones donde la experiencia de vida de una persona afectuosa crea opiniones establecidas acerca de la naturaleza de la vida, la naturaleza de aprender y la naturaleza de la madurez espiritual. Usar menos que su completa experiencia de vida y su completa carga de sabiduría recolectada, es ser menos que fiel a su yo básico, ese yo con el que usted ha trabajado tan durísimo a través de la vida para crear tan amorosa y sabiamente como puede hacerlo.

A menudo, la mayor sabiduría, el mayor amor, se traduce en términos físicos en aquello que podría parecer crítico, que puede parecer menos que completamente dadivoso. Y sin embargo le confirmaríamos a usted, mi hermano, que al hacer uso de todo ese entendimiento que ha logrado, toda aquella actitud que tan duramente ha conquistado, usted está haciendo el mejor servicio que puede hacer por otro.

Una forma de ver dentro de su propia polaridad es alejarse de la situación, físicamente, y sentarse en tranquila soledad y luego sentir y percibir la resonancia de su propia elección. ¿Se siente radiante cuando piensa acerca de esta elección?¿Percibe su guía y estímulo?

Si en esta tranquilidad, aún no puede llegar a una percepción resonante de esta polaridad, podríamos sugerir que le pida ayuda a su guía. Porque verdaderamente está escrito, «Pregunte y le será contestado. Golpee y la puerta se abrirá para usted. Busque y encontrará». [5] Una forma de preguntar es simplemente preguntarse a sí mismo, «¿Qué haría mi más alto y mejor yo en esta situación?» Casi siempre, mi hermano, si la articula de esa manera, usted recibirá una impresión inmediatamente. Escuche esa impresión. Si siente una resonancia y un resplandor por su decisión, y cuando hace esa pregunta, también percibe el apoyo de su guía, sentimos que puede relajarse de su preocupación.

Aceptamos que el ego puede encontrar formas caprichosas de hacer racionalizaciones, para llegar a una decisión que sea conveniente para usted. Sin embargo, nosotros le afirmaríamos a usted, mi hermano, que usted es capaz de discernir más allá de tales preocupaciones, de tal manera que puede alcanzar aquella perspectiva más amplia desde la cual la respuesta es clara.

¿Podemos pedir si hay una continuación a esta pregunta, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

T: No. Sus respuestas han sido de mucha ayuda esta noche.

Le agradecemos a usted, mi hermano. De hecho, le agradecemos más que por las preguntas. Le agradecemos por la vida que las ha producido y el coraje y la perseverancia que le ha tomado vivir su vida de acuerdo a principios que usted reconoce.

Le agradecemos por tomarse el tiempo de procurar estas preguntas. Le agradecemos por llamarnos a conversar con usted. Oramos porque nuestras pobres palabras puedan ofrecerle recursos cuando las medite más en detalle.

Agradecemos a cada uno de aquellos que está en este círculo de búsqueda. Agradecemos a este instrumento. Y agradecemos al único infinito Creador que nos hayamos encontrado con tan encantadora armonía esta noche.

Somos aquellos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Adonai. Los dejamos en el amor y en la luz del único infinito Creador.

 

[1] Sagrada Biblia, Mateo 7:15-20, «Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con ropas de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Aún así, todo buen árbol da buenos frutos; pero el árbol malo da frutos malos. Un buen árbol no puede dar frutos malos, tampoco puede el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que por sus frutos los conoceréis».

[2] Rudolph Steiner. Un excelente vínculo sobre este tema es www.biodynamics.com/biodynamics.html.

[3] Conjunto de flora y fauna coexistentes en un determinado ecosistema (Ecología).

[4] Del sitio web, www.decoz.com/index.html: «Hay tres números de doble-dígito que, a pesar de que están basados en números de un solo dígito, requieren especial énfasis y atención. Estos son 11, 22 y 33. «Son llamados números maestros porque poseen más potencial que otros números. Están altamente cargados, son difíciles de manejar y requieren tiempo, madurez y un gran esfuerzo a fin de integrarlos dentro de la personalidad de uno. «El 11 es el más intuitivo de todos los números. Representa la iluminación; un canal hacia el subconsciente; entendimiento sin pensamiento racional y sensibilidad, energía nerviosa, timidez e impracticabilidad. Es un soñador. El 11 tiene todos los aspectos del 2, aumentado y cargado con carisma, liderazgo e inspiración. Es un número con dualidad innata, que crea dinamismo, conflicto interno, y otras catálisis con su mera presencia. Es un número que, cuando no es enfocado en algún objetivo más allá de sí mismo, puede volverse hacia el interior para crear temores y fobias. El 11 camina por el borde entre grandeza y auto-destrucción. Su potencial para crecimiento, estabilidad y poder personal radica en su aceptación del entendimiento intuitivo, y de verdades espirituales. Para el 11, tal paz no se encuentra tanto en la lógica, sino en la fe. Es el número psíquico».

[5] Sagrada Biblia, Mateo 7:7-11: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, a quien su hijo pidiere pan, le dará una piedra? ¿Y si le pidiere un pez, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos, dará buenas cosas a los que piden?»

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Febrero 3, 2009

Copyright © 2017 L/L Research