Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Sabatina

Abril 11, 2009

Jim: La pregunta esta noche, Q’uo, tiene que ver con el por qué los hombres, a lo largo de la historia hasta el presente, son tan temerosos de las mujeres, o el principio femenino. Regresando hasta el principio, cada religión parece tener una forma de subyugar a la mujer de tal manera que no sean capaces de tomar parte en el sacerdocio, de ejercer, o brindar los ritos de los variados servicios a la congregación. Me estaba preguntando qué es lo que pasa con el principio femenino que es tan amenazador para el masculino. ¿Podría darnos alguna información en esa área por favor?

(Carla canalizando)

Somos aquellos del principio conocido para ustedes como Q’uo. Saludos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche. Agradecemos a cada uno en este círculo de búsqueda por disponer del tiempo y la energía para formar este círculo y buscar la verdad. Es nuestro privilegio y nuestro placer ser llamados a vuestro círculo y compartir algunos pensamientos que podamos tener sobre el tema de los principios masculino y femenino y sus dificultades al compartir la existencia de tercera-densidad dentro de vuestra cultura.

Sin embargo, como siempre, encabezaríamos nuestros comentarios solicitando que cada uno de ustedes use su discriminación y su discernimiento cuando escuchen o lean estas palabras. Nos ayudaría al permitirnos hablar nuestras ideas, saber que cada uno de ustedes ha tomado la responsabilidad de lo que seguirán y de lo que dejarán ir.

Realmente no podemos dar en el blanco cada vez que hablamos y nos ayuda saber que seguirán la resonancia y el significado. Y si nuestros comentarios no les resuenan o parecen tener mucha relevancia para vuestros procesos, por favor déjenlos ir sin darle más vuelta al asunto. Agradecemos muchísimo vuestra amabilidad con respecto a esto.

Comenzaríamos haciendo algunas observaciones acerca de la diferencia entre feminidad y masculinidad biológica y feminidad y masculinidad arquetípica, porque el principio femenino y el principio masculino son elementos dentro de cada entidad, ya sea que se trate de una entidad biológicamente masculina o biológicamente femenina.

En general, la dinámica masculino/femenino es una parte muy poderosa dentro del medioambiente polarizado de vuestro mundo-terrenal de tercera-densidad. Es la Densidad de la Elección, y este medioambiente de Densidad de la Elección está lleno de opuestos dinámicos: masculino y femenino, caliente y frío, mojado y seco, bueno y malo, luz y oscuridad, radiante y magnético.

Más aún debe notarse que masculino y femenino no son precisamente opuestos. Son complementos. Sus energías se complementan la una a la otra cuando crean nueva vida al unirse, cuando crean su propio mundo, el hogar, para ellos y sus hijos. El compañerismo entre masculino y femenino es ese apareamiento de energías complementarias que trae esas energías que yacen entre masculino y femenino.

Uno de los glifos guía para tercera densidad es aquel glifo conocido en la Cábala como el Árbol de la Vida [1]. Aquel árbol es una imagen que se crea de un árbol cuyas raíces están en el cielo o sobre el plano de la tierra y cuyas ramas alcanzan hacia abajo dentro del mundo-terrenal. Este árbol entonces crece hacia la tierra desde el cielo, para usar la jerga de la religión de la que proviene. Tiene tres pilares. Tiene las ramas hacia la mano izquierda, con todos los atributos del principio femenino. Tiene las ramas que van hacia la mano derecha, con todos los atributos masculinos. En el pilar central, o tronco, yacen todos aquellos atributos que existen como una función de la dinámica entre los principios femenino y masculino.

En este momento no necesitamos adentrarnos en aquellas características que son supuestamente masculinas y supuestamente femeninas. Más bien nos volveríamos hacia el concepto básico de que la energía masculina es aquella que alcanza, la energía femenina es aquella que espera que la alcancen. La energía masculina as aquella que busca saber, la energía femenina es aquella que, por comprensión directa e intuición, ya sabe.

Es como si el principio masculino estuviera hambriento y sediento por la conciencia directa del único Creador infinito, y a pesar de eso, con todo su corazón, con toda su energía y fortaleza, con cada atributo sacerdotal, al principio masculino se le negara el Libro de la Vida.

El principio femenino, por otro lado, reside en un estado de reposo, consciente de una forma directa de las energías de la infinidad y eternidad. La luna canta a través de la sangre de la mujer. El círculo de las estaciones hace eco en ella y a la femenina biológica se le brinda una conciencia íntima del océano de vida cuando concibe y lleva nueva vida dentro de sí.

El principio masculino, a pesar de toda su energía y fuerza dominante, sólo puede ponerse al lado de este océano de vida, sentarse en la orilla y maravillarse del misterio que comprende la feminidad. La base de aquellos prejuicios culturales de los cuales aquel conocido como Jim ha comentado, yace en la incapacidad de los hombres, hombre biológico y principio masculino arquetípico, de alcanzar este objetivo, el cual es saber.

Las energías de la masculinidad tienen su lugar, como lo tienen las energías femeninas. Sin embargo las energías de alcanzar y controlar son fundamentalmente torpes para percibir un sendero espiritual. La presunción masculina es que si busca con suficiente vigor y persistencia llegará a conocer la verdad. No obstante el Libro de la Vida es un libro del inconsciente.

La verdad espiritual yace más allá de las palabras y la lógica. Está llena de misterio y paradoja. Eso no significa que no sea la verdad. Existe la verdad que yace más allá de la ilusión, sin embargo esa verdad eventualmente debe ser simplemente vivida, de tal manera que el buscador se vuelve aquello que busca y permite que la verdad fluya a través suyo, como la mujer permite que los ríos de eternidad e infinidad fluyan a través de ella.

Si estudia aquellas culturas sobre vuestro planeta que están más cercanas a la tierra y son lo menos sofisticadas en términos de aprender la cultura de sociedades más civilizadas, encontrará que muy a menudo, hombres y mujeres son llamados juntos a ser chamanes. De hecho, en algunas tribus indígenas, es la mujer la que es el líder, y en aquellas culturas donde esto es cierto, existe aquel concepto de la cooperación y el compañerismo.

Mientras más se reconoce que la energía femenina tiene un rol de liderazgo, más se encontrará en esa cultura, que los asuntos se discuten, y las acciones se toman por medio de miembros de un círculo de avenimiento trabajando en coalición, cooperando y colaborando para encontrar la solución para cualquier asunto que tengan enfrente.

En consecuencia, cuando giramos al centro de su pregunta, usted ve que realmente no estamos hablando del principio masculino y el principio femenino ya que estamos hablando de la manifestación de lo masculino y femenino dentro de cuerpos físicos. Sin importar si la cultura es de una simplicidad aborigen o de complejidad urbana, ciertas cosas se mantienen.

Cuando hombre y mujer se juntan para crear una familia, es la mujer la que dará a luz y criará la progenie que se crea entre los dos. Es la mujer, usualmente físicamente más pequeña y menos fuerte, cuyas manos cubren las heridas de la niñez, cocina la comida que nutrirá a la familia, y abre su corazón a las interminables preocupaciones y angustias de todos los miembros de la familia.

Mientras ella está haciendo todas estas cosas, existe una tendencia para que estas actividades sean apoyadas por el hombre, quien encuentra maneras de traer comida y el abrigo y los ropajes que son necesarios para la familia.

Uno no puede culpar al hombre o a la mujer por este arreglo, porque es la necesidad biológica de la mujer quitar tiempo a lo que sea que haga, con el fin de criar a los niños. Y es este hecho central y fundamental el que tiende a crear lo que parece ser una asociación desigual entre hombre y mujer.

En realidad, por supuesto, los roles tradicionales de hombre/mujer-una mujer que «no trabaja», un hombre que «trabaja»-parecen ser desiguales. Un esfuerzo trae dinero, el otro esfuerzo no lo hace, y cada vez más, vuestras culturas han juzgado el valor de la actividad por el dinero que aquella actividad devenga.

Haríamos notar que en muchas de vuestras culturas más altamente civilizadas, estos roles tradicionales han tendido a desaparecer. Mujeres y hombres deben trabajar por igual para pagar las cuentas. Los hombres y las mujeres de la misma manera entonces dejan el hogar y salen a hacer lo necesario con el fin de cuidar a la familia y ver sus necesidades. Sin embargo, esto no detiene el pensamiento de ambos, hombre y mujer, de regresar a atender aquella diferencia primordial entre los sexos, aquella diferencia de que sólo a la mujer se le brinda aquel milagro de manifestar nueva vida. Aquel hecho, en toda su gloria y todas sus implicaciones, permanece simple.

Ahora observemos la forma en que el masculino biológico se siente, descubriendo su papel al crear y mantener una familia. Mientras en una sociedad más simple, se asume simplemente que este emparejamiento y esta creación de una familia tendrá lugar, a medida que una cultura se vuelve más compleja y sofisticada, las opciones disponibles para hombres y mujeres por igual, se multiplican casi interminablemente. Las energías del instinto se disipan y las entidades cada vez más atienden a los deseos del momento.

Mientras en una sociedad más simple nada se considera sin importancia o sin un carácter sagrado en la vida, en la sociedad más compleja muchas cosas son vistas como que no tienen nada que ver con lo sagrado, lo santo, y lo divino.

En una sociedad aborigen la paternidad es sagrada, la maternidad es sagrada, los árboles son sagrados, los animales son sagrados, el agua que se trae del río es sagrada, el árbol que es esculpido en un instrumento o usado para leña es sagrado y el fuego es sagrado. Estas cosas simples, todas siendo sagradas, crean un medioambiente en el cual no hay aburrimiento, sino una danza, una danza de lo visible y lo espiritual, una danza con la naturaleza, los elementos, las estaciones, el día y la noche, todos aquellos factores que tienen que ver con vivir una vida. Es una vida que es vista como un todo, y aquella vida completa e íntegra, es vista como sagrada.

Les pedimos, mis hermanos, pensar en sus vidas. ¿Ven ustedes todo lo que hacen como sagrado? Porque realmente en nuestra humilde opinión, lo es. El agua sale ahora de un grifo y no de un balde que es transportado, y sin embargo aún es sagrada. El sol que calienta no es tan temible porque hay refugio con aire acondicionado, y sin embargo aquel brillo del sol y aquel calor permanece siendo sagrado. Aún cuando usted es sacado del contacto directo con aquella santidad.

Todos los elementos, el bosque, la vida silvestre, el fuego y el agua, el gran viento que sopla, todas estas energías impactan a un aborigen muy directamente. En muchos países relativamente subdesarrollados, existen lugares donde no hay electricidad, no hay agua, no existen partes de aquella infraestructura que usted en la sociedad sofisticada en la que vive, da por hecho.

En aquel medioambientes es más fácil ver la justicia de la división entre hombre y mujer, ver esa división no es un asunto de opuestos sino un asunto de complementos. Es mucho más fácil ver la bondad de toda la gente.

Estaríamos de acuerdo con usted, mi hermano, cuando nota la larga, larga historia de subyugación de la mujer. En la religión Judía, en la religión Cristiana, y en la religión del Islam, en todas ellas, existe el prejuicio de que la capacidad del sacerdocio está destinada al hombre pero no a la mujer.

Piense en la figura en la imagen del Tarot del Potenciador de la Mente [2], escondiendo el Libro de la Vida tras su velo y creemos que tiene la esencia de por qué existe este perjuicio. La verdad es que, es al principio femenino que se le ha dado el conocimiento espiritual, no como a uno que dice, sino como a uno que lleva. No es que el femenino biológico sea más conocedor de cosas espirituales que el masculino. Es que la esencia misma de la feminidad, la naturaleza arquetípica, contiene conocimiento en un sentido directo de la verdad por la que el principio masculino se aferra interminablemente, pero que jamás puede descubrir completamente, porque reside en el misterio, en el cual las mujeres están cómodas y los hombres no.

La forma más fácil y directa hacia revertir esta situación que inconscientemente es sentida por los hombres, es dominar a las mujeres que contienen la clave del misterio de la vida. No es un movimiento lógico. No es una decisión racional. Está basada en el temor, como aquel conocido como Jim dijo. Y sin embargo no es un temor por ninguna mujer. Es aquel temor de que a ellos jamás se les concederá la verdad, sino que siempre dependerán de la mujer, quien contiene esa verdad.

En consecuencia, existe aquella energía de venerar y adorar a la mujer ideal quien contiene la verdad, y también de alejar a la condición femenina del pedestal y hacerla obedecer. Por consiguiente, dentro de las sociedades antiguas y modernas, se desarrolla un conjunto de racionalizaciones para el prejuicio. En casos extremos, como podrá ver en vuestras culturas del Medio Este, existe una creencia de larga data de que las mujeres son biológicamente inferiores, débiles y que carecen de la habilidad de cuidarse por sí solas.

Así mismo, se ve derrocada aquella energía de la cooperación y colaboración que fue pretendida por el Creador infinito, y en su lugar existe una falta de igualdad y una aún más profunda falta de creencia en la posibilidad de verdadera igualdad.

¿Podemos preguntar, mi hermano, si hay una pregunta de continuación a esta consulta o algo más de lo que desearían que habláramos a este respecto? Somos aquellos de Q’uo.

Jim: No, gracias Q’uo, eso estuvo muy bien.

¿Podemos preguntar si hay otra consulta en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

Jim: D dice que está experimentando una atenuación de todos sus chacras. Se siente como si hubiese un ataque psíquico de una entidad orientada negativamente que le está causando esto. Le gustaría saber sobre los principios espirituales involucrados en pensar en este tema. Por favor ofrezca cualquier información que pueda tener sin quebrantar su libre albedrío. ¿Cuál es la naturaleza de esta energía y cuál es la mejor defensa contra ella?

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Les agradecemos por preguntarnos con relación al este asunto en su vida en este momento.

Como sabe, mi hermano, existen muchas cosas que no podemos discutir con respecto a esto a causa del hecho de que esta es una situación que está en el frente y en el centro de su proceso espiritual en este momento, como también es un asunto en su vida personal en conjunto, independiente de las actividades espirituales.

Hablaríamos sobre el concepto del ataque psíquico y cómo funciona. Ya sea que el origen del ataque psíquico se encuentre en la propia personalidad de uno, o bien se encuentre en una entidad externa distinta a la entidad que está experimentando el ataque psíquico, es cierto que el ataque psíquico funciona buscando resquicios en la propia personalidad, si lo quiere, o en la propia naturaleza espiritual. Distintas entidades tienen distintas áreas de debilidad, ya sean físicas, emocionales o espirituales.

En este instrumento, por ejemplo, las debilidades están en su mayor parte en lo físico y en consecuencia, si esta entidad experimenta un ataque psíquico, lo más probable es que se manifieste como un incremento a un aumento, si lo desea, de las molestias físicas, de tal manera que un poco de dolor se vuelve un gran dolor.

Si las debilidades son emocionales, el pequeño problema se vuelve un gran problema.

Si las debilidades están dentro del área mental, la preocupación se puede convertir en obsesión, o el temor se convierte en paranoia.

Para aquel conocido como D, los resquicios aparecen en su mayor parte en el vehículo físico y en consecuencia, es en aquella parte de la mente, el cuerpo, y el espíritu, que juntas forman una persona, que esta entidad experimentará el aumento o alzamiento progresivo de las distorsiones.

Existen dos vías a las que podemos mirar al hablar sobre esta situación. En primer lugar, invocaríamos el principio espiritual de unidad al señalar que, muy a menudo la solución al ataque psíquico no es escapar de él o tratar de reparar el ataque, sino abrazar la energía del presumible ataque.

Cuando existe un ataque físico tal como el que aquel conocido como D está experimentando, este principio de unidad lo llevaría a uno a abrazar la situación en que existe cierta atenuación de los chacras y pedir, no cómo detener que esto suceda, sino cuál podría ser el regalo de tal atenuación de los chacras. ¿Qué regalo guarda este inconveniente o esta molestia dentro de sus dobleces? Es bueno reflexionar esto y desdoblar ese regalo tanto como uno pueda, en contemplación.

Por supuesto que existen pasos que uno puede dar con el fin de trabajar con un ataque psíquico, que consisten en su mayoría en alinearse a sí mismo con el mejor y más elevado principio del que uno esté consciente, y luego desafiar la energía de aquel ataque psíquico de acuerdo a tal principio.

(Termina lado uno de la cinta)

(Carla canalizando)

El otro rumbo que uno puede tomar, mi hermano, al pensar en este asunto, es observar los resquicios en el vehículo físico que están siendo aumentados por el ataque psíquico y trabajar con aquellos terapeutas dentro de vuestra sociedad y aquella información sanadora que uno puede leer, que pueda brindar más iluminación con relación a las distorsiones del cuerpo que son vulnerables a ser aumentadas de esta manera.

Por ejemplo, cuando este instrumento descubrió que había debilidades dentro de su sistema digestivo, encontró, luego de muchos años de probar distintas dietas, aquellos alimentos que mejor nutren su vehículo físico particular. Ese tipo de pensamiento, trabajando con el cuerpo ya que es lo que está siendo distorsionado y es por lo tanto vulnerable al ataque psíquico, puede ser una vía que ofrezca posibilidades.

De Nuevo, como en toda búsqueda, trabaje con esto, mi hermano, como una disciplina espiritual más que como una disciplina física. Siendo sensible al sendero de resonancia para usted en todas las cosas, mi hermano, siempre es bueno buscar la guía que es suya por naturaleza.

Pida a su sistema de guía que le hable en sueños o en conversación si desea llevar un diario, escribiendo las preguntas que haría y luego escribiendo el próximo pensamiento que viene a su mente mientras se sienta en el computador o con su papel y lápiz. Abra aquellos senderos que se extienden entre usted y sus guías, sus ángeles, su yo superior, sin embargo debiera pensar en este sistema de guía, porque realmente tiene uno, mi hermano, como todos lo tenemos, y siempre está listo para ayudar. Sin embargo se le debe pedir. Debe existir aquella apertura del deseo de escuchar dentro de usted.

Y finalmente, mi hermano, como en todas las cosas, recomendamos períodos de ingreso al silencio, de tal manera que pueda escuchar la quietud, la pequeña voz de guía, de forma que pueda descansar de las interminables consideraciones de la mente racional y darse a sí mismo a la experiencia de la compañía directa del único Creador infinito. Porque el Creador lo espera en el silencio del tabernáculo de su corazón.

En este momento preguntaríamos si hay una consulta final. Somos aquellos de Q’uo.

Jim: No por mi parte.

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de que han agotado sus preguntas en este grupo por esta noche. De cierta manera, lamentamos ver que suceda esto, porque disfrutamos inmensamente nuestra conversación. Sin embargo las energías de este canal y de este grupo están menguando y es momento de irnos. Permítanos decir una vez más cuánto hemos disfrutado estar con ustedes esta noche, cuán agradecidos estamos de que se nos haya pedido unirnos a vuestro grupo, y cuán hermoso encontramos a cada uno de ustedes, con los hermosos colores de vuestros cuerpos energéticos uniéndose para crear el sagrado espacio dentro del cual buscan conocer la verdad.

Somos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Los dejamos en el amor y en la luz del único Creador infinito. Adonai. Adonai vasu.

 

[1] Una imagen de este glifo puede verse en www.wyldwytch.com/weavings/articles/pagan_path/pages/tol.htm. El trabajo de William E. Butler contiene excelentes discusiones sobre este glifo. Ya que el glifo es importante para tres diferentes tradiciones-el misticismo Cristiano, el misticismo Judío y el misticismo Wicano-leer en esta área requiere una aproximación cuidadosa. El trabajo de Butler pertenece a la tradición mística Cristiana que se utiliza en los rituales de Magia Blanca Occidental. La discusión de Butler sobre este glifo es más cercanamente compatible con el uso que hace el grupo de Q’uo, más que las otras dos tendencias de estudio de este glifo.

[2] El Potenciador de la Mente es el título que le brinda el grupo de Ra a la segunda carta de figura del Tarot, La Emperatriz. Contiene una figura de una mujer medio-escondiendo el Libro de la Vida bajo su velo.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Abril 11, 2009

Copyright © 2017 L/L Research