Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Sabatina

Mayo 9, 2009

Pregunta Grupal: (Realizada por Jim) La pregunta esta noche Q’uo, tiene que ver con el concepto del buscador espiritual. Al comienzo del viaje, siente que éste debiera ponerse más fácil a medida que avanza, pero a medida que avanza más y más en el viaje, parece que se hace más difícil. Tal vez es el mismo principio que al ejercitar los músculos uno tiene que levantar cargas más pesadas para lograr músculos más fuertes. Estamos pensando que tal vez esa es la forma en que también sucede metafísicamente. Nos gustaría que hable de este concepto, para que nos haga saber si de hecho se hace más difícil y si esa es la razón de por qué, a medida que avanzamos más a lo largo del camino, parece como si tal vez no estamos llegando muy lejos, no hemos hecho tanto. ¿Y si este principio es cierto, es más cierto para trotamundos que para otros? ¿Es más aplicable a aquellos que han venido desde otro lugar a prestar servicio a los del Planeta Tierra en esta cosecha?

(Carla canalizando)

Somos aquellos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Saludos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo nombre servimos y en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche para hablar con relación al camino espiritual. Es un privilegio para nosotros ser llamados a vuestro círculo de búsqueda y estamos felices de compartir nuestros humildes pensamientos con ustedes.

En primer lugar, sin embargo, les pediríamos un favor. Pediríamos que cuando escuchen estas palabras usen su discriminación y su discernimiento, tomando aquellas ideas que resuenen para ustedes y dejando el resto atrás. Les agradecemos mucho por hacer esto, ya que nos brinda la libertad de compartir nuestros pensamientos sin estar preocupados de que podamos interferir con vuestros procesos o ser un obstáculo para ustedes. Les agradecemos por esta consideración.

Es correctamente llamado un camino espiritual, porque de hecho hay un viaje que comienza cuando un buscador despierta del sueño de la Tierra para darse cuenta cuánto más profunda y amplia y rica es la Creación de lo que su cultura le enseñó. Es como si se hubiera encendido una alarma y comenzara a despertar de su sopor. En ocasiones es un despertar brusco y, una vez despierto, el buscador no puede volver a dormir. Esta es una gran bendición. Aunque hay veces en que no parece así.

Usted preguntó si el camino de un buscador se vuelve más difícil a medida que el buscador se vuelve más maduro espiritualmente. Y ha comparado la situación con la del atleta que desea volverse más fuerte y entonces debe agregar peso a sus repeticiones con el fin de ver un fortalecimiento continuado de los músculos. Mi hermano, responderíamos diciendo que a menudo parece como si los pesos que está levantando se volvieran más pesados. Sin embargo la analogía no es correcta, al menos no con precisión. Y para observar cómo funciona esta percepción de dificultad aumentada en la vida de un buscador, necesitamos completar algo de trasfondo.

Antes de esta encarnación cada uno de ustedes planeó cómo sería la forma y la dirección de la encarnación. Usted y su sistema de guía observaron su flujo de alma y sus equilibrios de poder, amor y sabiduría y proyectaron una encarnación con temas o lecciones encarnacionales, si lo quiere, usando la metáfora de que la Escuela de la Tierra es una que destila y refina almas.

Usted elige relaciones que lo desafiarían y lo apoyarían. Y observando sus temas encarnacionales, usted ideó situaciones que fueran ricas en catalizador. La redundancia estaba incorporada en este plan. Usted se preparó a sí mismo con muchas más relaciones que lo que requeriría, sólo para estar seguro de que, si se mantuviera alejándose de una situación que involucrara una lección encarnacional, nunca se le acabaran las situaciones de reemplazo que sondearían el mismo tema y traerían las mismas oportunidades para ajustar los equilibrios de amor, poder y sabiduría dentro de su cuerpo energético.

En consecuencia, cuando usted despertó como buscador, usted comenzó a estar consciente de la naturaleza repetitiva de estos temas. Vio que las lecciones que se había puesto frente a usted mismo con el fin de trabajar estos equilibrios que son tan importantes para su flujo de alma se le darían una y otra vez.

Cada entidad tiene un plan encarnacional único. Sólo podemos generalizar al hablar acerca de la forma y la textura de aquella lección que parece aparecer una y otra vez en su vida. Al comienzo del viaje usted está trabajando aquella primera capa de visión o entendimiento. Gradualmente, a medida que estas lecciones se repiten a través de su vida como buscador, usted comienza a reconocer el patrón.

Esta es una gran bendición, porque cuando se reconoce el patrón, existe una disminución de temor y uno se da cuenta que es tiempo de ir adelante como un guerrero de luz para encargarse del catalizador ante usted, y así no hay parálisis. No existe el congelamiento en el temor. Existe la respuesta de tomar el desafío y cambiarse gustosamente a modo de respuesta, disfrutando la oportunidad de aprender. Y así comienza el viaje.

Existe aquella primera noche oscura del alma y luego está aquel primer amanecer. Porque la noche oscura ha terminado y usted ha sido limpiado, renovado, alistado para tomar su vida con un aprecio que sienten sólo aquellos cuya vida ha sido amenazada y que han salido con vida con seguridad, en medio de las tormentas de aquella noche oscura.

Visualice su camino, si lo quiere, no como uno recto hacia delante sino como un espiral. Puede imaginarlo como un espiral ascendente y eso será más acertado, porque cada vez que trabaja con una lección encarnacional, ha caminado más dentro de la luz. Usted ahora tiene experiencia tras suyo. Ahora es mucho más capaz de estar presente con su catalizador y aproximarse a él sin temor.

Aunque también puede visualizar este viaje como un espiral hacia abajo o hacia adentro. Es como si estuviera pelando capas de un objeto de muchas capas como una cebolla, donde todo su sufrimiento y todos sus triunfos lo mueven una capa más cerca del centro de su lección encarnacional. El centro continúa siendo un misterio, aún cuando al moverse a través de estos ciclos de aprendizaje, existe una cantidad igual de comprensión incrementada y desafío incrementado.

El incremento en el desafío se debe al hecho de que se está moviendo siempre más cerca hacia el centro de su lección encarnacional. Se ha ganado el derecho de tratar más directamente esta vez con aquello que ayudará al flujo de alma, del cual usted dentro de encarnación es un caparazón de personalidad, en comparación con el flujo de alma. Usted es como alguien que literalmente está haciendo un viaje habiendo empacado sus maletas con sus habilidades, sus talentos, sus relaciones y sus desafíos. No es posible traer todo dentro de esta encarnación. Usted trajo aquellas partes de su flujo de alma que necesitaba con el fin de moverse a través de esta danza, si lo quiere, y hacer el trabajo que vino a hacer.

Así que como ve, no es que los pesos se hagan más pesados; no es que levante más; no es lineal. El aumento en la sensación de desafío es aquel incremento que ocurre a causa de que se está moviendo más cerca de su objetivo. Así, los colores son más claros; las energías son más intensas y verdaderas. Ha ganado autenticidad y en su autenticidad usted trata en forma mucho más íntima con este asunto del balance.

Es una gran ayuda para usted como buscador llegar a un arreglo con y apreciar la naturaleza de la lección o lecciones encarnacionales que usted se ha brindado a sí mismo. Esta familiaridad con el tema de su encarnación, sin embargo, no evita que ese trabajo sea intenso.

Aquel conocido como R preguntó si era posible que esta escuela de almas fuera algo más intensa para un trotamundos. Y a esa pregunta responderíamos sugiriendo que un buscador con una riqueza de experiencia incrementada a su disposición antes de la encarnación es probable que cargue este plan de lección encarnacional con más lecciones y más formas de servir que lo que podría hacer un alma cuya conciencia esté dentro de tercera densidad. Sabiendo más, usted y su guía han elegido desafiar al sujeto encarnacional con más trabajo, en términos de mejorar el balance y también más oportunidades para servir en términos de trabajo interno y externo-trabajo dentro de sí mismo y trabajo que es visible para el mundo que le rodea. Entonces, podemos decir que efectivamente hay una fuerte tendencia a que los trotamundos se impongan a sí mismos más que aprender y más que compartir.

Más aún, a menudo los trotamundos conservan un recuerdo, ya sea específico o vago, de cómo fluye la energía en un sistema energético más refinado. En consecuencia, existe en ellos un antojo de aquella facilidad de intercambio de energía, aquel confort de vivir dentro del corazón abierto en todo momento.

Para una entidad fuera de encarnación en tercera densidad es imposible captar completamente el impacto de que caiga el velo cuando comienza la encarnación. A menudo existe un orgullo fatal, el cual es involuntario e inconsciente y toma la forma de un sentimiento de que, “Por supuesto, recordaré, ¿cómo podría olvidar cómo son las cosas realmente?”.

Luego cae el velo y aquí estás, ya no más en la densidad desde la que has venido, sino metido profundamente dentro de la existencia velada de tercera-densidad, de vida ilusoria, enlodado en primer lugar con toda la ruidosa, caprichosa destilería química que usted denomina su cuerpo, y luego enlodado aún más al estar relativamente desvalido, incapaz de expresarse, incapaz de recordar por qué las cosas parecen tan diferentes, e incapaz de ver más allá del velo con sus sentidos físicos.

En tercera densidad no es obvio para el ojo desnudo que todas las cosas son una. No es en absoluto claro que sus torpes y desgarbados cuerpos físicos están interconectados en una hermosa y grácil danza con todo lo que existe. Y cuando el Señor de la Danza [1] lo llama es fácil pasar incontables horas pensando, “No puedo danzar, no puedo oír la música… No puedo”.

Cuán afortunado es que para cada buscador existan momentos de claridad cuando se percibe claramente la danza y toda su belleza y gracia y cuando sabe, sin una sombra de duda, que es un bailarín y que es gracioso y hermoso y perfecto. Y entonces cae el velo y las cosas parecen ser escabrosas y parecen requerir mucho esfuerzo. Y realmente, para cada uno de ustedes, las lecciones que han elegido no son fáciles.

Este instrumento por ejemplo, se dio a sí misma la lección encarnacional de amar sin esperar nada a cambio. A este instrumento le tomó muchos años y muchas relaciones notar que siempre había alguien en su vida que requería amor y que no era capaz de amar en cambio. ¿Acaso esto le ha facilitado las cosas a este instrumento? De cierta forma lo ha hecho, porque este instrumento reconoce el desafío cuando aparece, es capaz de ponerse su armadura de luz, pegar las cintas a su lanza, y disponerse a amar sin esperar un amor recíproco.

De otra manera, se vuelve cada vez más sutil y cada vez más intenso porque el instrumento se está moviendo, de manera espiral, más y más cerca hacia el centro de aquella lección. El fin de aquella lección es aprender a amarse a sí misma. Luego el espiral se combina dentro de una pureza y una unidad. Y luego cae el velo y comienza otro espiral.

Esto, creemos, es un caso fortuito que la descripción más precisa del hecho aparente que, a medida que uno se vuelve más experimentado y tiene más historia de búsqueda e indagación, las lecciones de uno no se vuelven más fáciles sino de hecho a menudo parecen más duras. El aumento en la profundidad de la dificultad se debe a la mayor cantidad de verdad y autenticidad que están envueltos dentro de la experiencia de aquella lección encarnacional en este punto en sus ciclos, que de hecho continuarán mientras respiren el aire del Planeta Tierra.

Y decimos esto no como una amenaza, sino sólo como información que puede ser útil para ustedes. Ustedes no están construyendo una escalera al cielo [2]. Ustedes están girando en espiral dentro de la luz de la verdad. A medida que lo hacen, están aprendiendo a amarse a ustedes mismos y a otros y al Creador. Están aprendiendo a aceptar amor de sí mismos, de otros y del Creador. Están aprendiendo a ser. Y esta es la gloria de estar dentro del velo del olvido sobre el Planeta Tierra. Porque cuando uno se puede mover a través del fango de aquel velo y dentro de la luz, sólo por la fe, ha usado las duras circunstancias de tercera densidad a su máximo.

Nos regocijamos con ustedes por aquellos momentos cuando todo se aclara y nos compadecemos, profundamente, por el sufrimiento que pasan en el proceso del viaje.

Este instrumento dijo anteriormente en la conversación que precedió esta sesión de trabajo que él a quien Dios ama, Dios lo prueba [3]. Es una cita del libro sagrado de este instrumento, la Biblia. Y es preciso. En vuestro colegio ustedes tienen sus pruebas y exámenes, y en ocasiones tienen pruebas sorpresa, que este instrumento llamaría pruebas inesperadas. Esa es la misma forma en que la noche oscura del alma viene sobre ustedes, como una prueba sorpresa, imprevista, inesperada e incluso no planificada en el sentido más profundo.

A menudo ayuda si uno puede pensar en su vida y cómo la vive, como un juego. Usted está aquí para amar. Las reglas son simples. En cada desafiante trozo de catalizador existe aquel hilo de verdad, “Estoy aquí para amar. Estoy aquí para confiar. Estoy aquí para ganar el entendimiento de que todo está bien”. Usted puede pensar “¡Oh, este es un excelente trozo de catalizador! Qué buen juego”. Si puede mantener aquel punto de vista más grande y amplio, le ayudará mucho.

Y, como siempre, no importa el tópico, siempre parecemos terminar recomendando pasar un tiempo en el silencio. Ingrese en el tabernáculo de su corazón y cierre la puerta, al menos unos pocos minutos cada día, de tal manera que pueda escuchar. Porque aquello que es demasiado profundo para las palabras le brindará poder si no hace más que pedir, más que escuchar.

Agradecemos a aquel conocido como Jim por hacer esta pregunta y pediríamos si hay una continuación a esta pregunta, antes que abramos la sesión a otras preguntas. ¿Hay una continuación, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

Jim: No hay más pregunta sobre eso.

Le agradecemos, mi hermano. Entonces pediríamos si hay algunas otras preguntas en el grupo en este momento. Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Tengo una pregunta, Q’uo. No entiendo la eternidad muy bien, como en cuarta densidad y más arriba no existe pasado, presente o futuro. Si existe libre albedrío en tercera densidad entonces no entiendo cómo desde cuarta o quinta u otras densidades se puede ver el futuro así como ven el presente. No sé si eso tiene sentido, si lo he explicado bien.

Somos aquellos de Q’uo y creemos que estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Responderíamos notando que en densidades más altas aún existe una cierta cantidad de limitación del punto de vista debido a estar encarnado. No es que densidades más altas estén al tanto del futuro sino más bien que, comenzando en cuarta densidad, no existe velo, de tal manera que existe una completa transparencia con relación a sus propios pensamientos, motivaciones y así en más y los pensamientos y motivaciones de otros también.

No lo convierte a usted en una persona sin distorsiones. Le hace una persona capaz de ver la razón por la que ocurren las distorsiones. Y en consecuencia, lo convierte en una persona capaz de tener absoluta compasión por sus propias distorsiones y las de otros y estar deseoso de colaborar, con lo distorsionado que usted es, con lo distorsionados que otros son, en la danza de la manifestación y en el proceso de adquirir entendimiento.

Cuando uno está entre encarnaciones, sin importar la densidad en que esto ocurra, uno de hecho es capaz de ver la panoplia completa de experiencia que ha obtenido el propio flujo de alma. Sin embargo, no lo hace capaz de ver o predecir el futuro. Lo hace capaz de estar más completamente consciente de todas las influencias que han bañado a través del flujo de alma, dejando sus bendiciones detrás.

Existe una sutileza sin fin en el tema de la identidad y debido al hecho de que el Creador mismo es un misterio, de la misma forma usted es una chispa de ese Creador, envuelto y atado por el misterio. Lo que algunos llaman iluminación y lo que otros llaman volverse capaz de despertar la personalidad mágica de uno, no se trata de saber más. Más bien se trata de aceptar lo poco que uno conoce, y entonces volverse capaz de auténticamente y genuinamente ser quien uno es. Esta es vuestra búsqueda y este es su don, encontrarse a sí mismo y celebrarse a sí mismo.

El punto en el cual se saben todas las cosas es aquel punto en el cual se han explorado y satisfecho todos los deseos, de tal manera que ya no hay más atadura a nada, sea personalidad, logros o entendimiento, que lo aleje a uno de poner toda su esperanza y deseo y voluntad hacia regresar enteramente al único Creador infinito, obteniendo gravedad espiritual y perdiendo todo recuerdo del individuo, envuelto al fin en unidad infinita. Hasta que eso ocurra, a muchas densidades de distancia de vuestra posición actual dentro de este ciclo de grados de escuela, digamos, usted tendrá que arreglárselas sin conocimiento del futuro, mi hermano, y el libre albedrío será observado escrupulosamente.

¿Podemos contestarle más, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Oh. Gracias, gracias Q’uo.

Le agradecemos, mi hermano. ¿Hay otra pregunta en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Si, de hecho tengo otra pregunta Q’uo. Me pregunto si podría conectar los puntos desde algún lugar entre nuestra concepción científica actual de la trayectoria del universo, que es la Teoría del Big Bang, que postula una trayectoria un tanto circular del universo y de la evolución espiritual-el marco de tiempo, la línea de tiempo de la evolución espiritual-que comienza a tomar un tiempo muy largo en sexta y séptima densidad, y una noción consecuencia que es que, en el punto del Big Bang todo llega a existir de la nada. Y puedo tratar de aclarar si eso es aún muy vago.

Somos aquellos de Q’uo y, mi hermano, no estamos seguros de haber captado el hilo de su pregunta. Responderemos y luego puede redirigirnos si lo desea.

La teoría del Big Bang, como usted la llama, de hecho postula un comienzo desde la nada. Sin embargo sugeriríamos que la teoría carece de la conciencia de la naturaleza del único Creador infinito y Su Pensamiento Original o Logos el cual es amor incondicional. Ese Creador existe en un espacio lleno que llena todo lo que existe, sin embargo porque es infinito y porque la infinidad es inteligente, la naturaleza de la Creación parece comenzar de la nada.

Sin embargo es como si el corazón del Creador latiera una vez y esa es la Creación completa, desde vuestro Big Bang hasta que el agujero negro final acumula las experiencias finales y cosecha el conocimiento de Quién es una vez más. Entonces el corazón del Creador Late.

Es como si entre los latidos del corazón dentro de vuestro pecho se postulara que existe la nada, simplemente porque no se pudiera ver que el corazón estaba latiendo. Jamás existe una nada, siempre existe un espacio lleno y aquel espacio lleno es el único Creador infinito: amor.

Ahora pediríamos que redirija su pregunta dado lo que hemos compartido. Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Q’uo, eso estuvo fantástico, porque mis propios pensamientos son algo poco claros. Mi siguiente pregunta es: ¿Corresponde la línea de tiempo de la evolución espiritual, como nos aparece en el Material de Ra, con la estimación científica de un ciclo de latido cósmico, un ciclo desde el Big Bang hasta el agujero negro final de quince a veinte billones de años? ¿Si uno suma primera densidad más segunda densidad más tercera densidad, los períodos en aquellas y hasta la séptima densidad, es eso alrededor de veinte billones o existen otros conceptos que es necesario usar para correlacionar los dos?

Somos aquellos de Q’uo, y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. La así llamada línea de tiempo es correcta mientras pueda continuar, pero deberá recordarse que primera densidad comienza en eternidad y séptima densidad termina en eternidad. En consecuencia, existe mucho más en aquel latido que el tiempo lineal. Y no existe traducción que nos permitiera a nosotros o a cualquiera con sólo el poder de las palabras, hacer justicia a la naturaleza de aquella eternidad. Sólo se puede comprender como parte de la infinidad en la que existe la creación.

¿Podemos contestarle más, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: No. Gracias.

Le agradecemos, mi hermano. ¿Existe una pregunta final en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Tengo una pregunta, Q’uo. Para la cosechabilidad desde la experiencia Terrenal de tercera-densidad, entiendo que es importante el equilibrio de mis centros de energía, de los centros energéticos de cualquiera, especialmente los tres inferiores, y luego la apertura del chacra del corazón. ¿Para la cosechabilidad desde esta última vida, qué porción o qué papel de importancia juega la restitución con la cosechabilidad en ese momento? Gracias.

Somos aquellos de Q’uo, y pedimos que repita su pregunta, mi hermano, porque la audición algo sorda de este instrumento no captó su pregunta.

(Se repite la pregunta)

Somos aquellos de Q’uo y creemos haber escuchado esta vez su pregunta a través del aparato de este instrumento, y le agradecemos, mi hermano.

Para la cosechabilidad, es importante simplemente elegir actuar de una forma amorosa, una forma que exprese su deseo de servir a aquellos que le rodean; su deseo, por cierto, de servir al bien dentro de usted como a los otros. No hay condiciones en esta afirmación. Es una simple declaración. Para polarizar lo suficiente para graduarse simplemente es necesario disponer su intención de amar y servir al Creador amando y sirviendo al máximo en todo lo que ve-usted, otros, el mundo que le rodea. Si puede no sólo disponer su intención sino además ser persistente y perseverar cuando las elecciones de una naturaleza ética se presenten ante usted, eligiendo el camino del amor, el camino del abrazo, el camino del entendimiento y la intuición que ve que el dar es recibir, y consolar es ser consolado, como aquel llamado San Francisco lo dijo tan bien, usted se graduará.

Sin embargo, en el proceso de ser una persona amorosa y compasiva, inevitablemente descubrirá que existen aquellas cosas por las que desearía ser perdonado. Y así aquel corazón amoroso suyo se abre y dice, “Por favor perdóname”. De forma más importante, en términos de karma, más bien, aquel amoroso corazón se abre hacia el yo y usted es capaz de perdonarse a sí mismo. Esto detiene las ruedas del karma.

A menudo es mucho más fácil perdonar a otros que personarse a sí mismo. Por lo tanto, cuando uno descubre dentro de sí mismo aquellas sospechas de que pueda tener karma con otro y que desea detener la rueda del karma, recuerde que además de perdonar al otro, y en ocasiones, pedir el perdón de otro si aquel otro está relacionado y está vivo y puede hablar con usted, siempre es crucial perdonarse a sí mismo.

En términos de karma, debe recordarse que cuando se detiene la rueda del karma, todavía existe el trabajo que hacer de recordar que ha perdonado, porque la memoria imperfecta intentará, como un hábito, traer cuentas antiguas y arregladas como si no se hubieran arreglado, como si no se hubieran perdonado. Cuando ocurre esta tentación, invoque la memoria perfecta. Recupere aquel momento cuando de hecho perdonó y fue perdonado y deje que eso reemplace la ansiedad del antiguo recuerdo.

¿Podemos contestarle más, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: No Q’uo, hermosamente dicho. Agradezco vuestras sabias palabras.

Interrogador: ¿Podría hacer una pregunta más sobre eso?

Somos aquellos de Q’uo, y mi hermano, gustosamente hablaríamos sobre su consulta.

Interrogador: ¿Q’uo, podría hablar acerca de invocar la memoria perfecta?

Somos aquellos de Q’uo, y estamos al tanto de su pregunta. Como usted está completamente consciente en su vida diaria, la vida es algo duro y trabajoso. Algunas cosas se recuerdan. Otras cosas no. Algunas cosas se le pasan. Usted las ve con su aparato óptico. Las oye con sus oídos. Pero no ingresan en su corazón. No ingresan en su mente. Es como si no sucedieran. Esa es la memoria imperfecta.

Dentro de usted, sin embargo, mi hermano, como este instrumento lo pondría, usted tiene un bibliotecario que recuerda y archiva todo. Especialmente, aquel bibliotecario archiva en lugar lejano y seguro todos aquellos momentos de balance cuando la distorsión ha sido reducida y cuando su luz ha encontrado una forma de brillar de forma más transparente. Es fácil olvidar aquellos momentos cristalinos. En ocasiones debe pedir al bibliotecario que vaya a los estantes y escarbe para traer ese momento de regreso.

¿Podemos contestarle más, mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Bueno, si, Q’uo, ¿puede… me pregunto si pudiese proporcionar algunas metáforas más para invocar a aquel bibliotecario?

Somos aquellos de Q’uo, y, mi hermano, estamos complacidos de dejarles con una. Pida al bibliotecario. Los estantes están ahí, sus recuerdos están ahí, el trabajo que ha hecho no se olvida.

Las energías de este instrumento están disminuyendo, de tal manera que en este momento, con todo nuestro pesar debemos decir que nos vamos de este instrumento y este grupo. Agradecemos a cada uno de ustedes por la belleza de vuestras auras, por la belleza del espacio sagrado que han creado al juntarse para buscar la verdad. Les agradecemos por pedir nuestros humildes pensamientos. Ha sido un placer conversar con ustedes. Los dejamos, como los encontramos, en el amor y en la luz del único Creador infinito. Somos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Adonai. Adonai.

 

[1] Esta frase sin duda viene de la familiaridad de este instrumento con el himno Celta del mismo nombre. “Yo” se refiere a Cristo Jesús. El coro dice:

Danza entonces, donde sea que puedas estar
¡Yo soy el Señor dela Danza, dijo Él!
Y los guiaré a todos ustedes, donde sea que puedan estar
¡Y los guiaré a todos en la Danza, dijo Él!

[2] Esta referencia viene de la canción de Led Zeppelin, donde la elección es entre la “escalera al cielo” de la dama buscando sabiduría basada en hechos y la escalera de entendimiento creciente de que todo es uno, el cual “yace en el viento susurrante”.

[3] Sagrada Biblia, Proverbios 3:12, “Porque el Señor a quién ama lo prueba; así como el padre al hijo con quién se regocija”.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Mayo 9, 2009

Copyright © 2017 L/L Research