Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Especial

Agosto 4, 2009

Jim: La pregunta de esta noche, Q’uo, tiene que ver con Viviendo la Ley de Uno – 102: El Trabajo Externo, el libro en el que Carla está a punto de comenzar a trabajar. Ella quisiera preguntar si hay sugerencias que usted pudiera hacer con relación al trabajo externo, el catalizador externo por el que pasa cada uno de nosotros a medida que vamos por nuestras vidas, nuestra ronda diaria de actividades, y los variados tipos de experiencias que tenemos que nos deparan catalizador que se espera procesemos en experiencia.

¿Podría darle algunos principios espirituales a considerar en esta línea, que le ayudarían a comenzar y continuar con Viviendo la Ley de Uno, Libro 2?

(Carla canalizando)

Somos aquellos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Saludos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche. Es, como siempre, un gran privilegio ser llamados a su grupo y esperamos poder ofrecer algunos pensamientos a aquella conocida como Carla sobre El Trabajo Externo, que puedan probar ser un buen recurso.

Antes que comencemos, pediríamos que cada uno de los que escuchen o lean estas palabras invoquen su facultad de discernimiento, tomando de aquello que tenemos que decir aquellas cosas que parezcan resonantes y dejando el resto atrás. Esto nos permitirá ofrecerles nuestro servicio sin la posibilidad de quebrantar vuestro libre albedrío o alterar el ritmo de vuestros procesos. Les agradecemos por esta consideración.

Apreciamos la quisquillosidad con que este instrumento dispone su intención para que todos los conceptos dentro de esta sesión de trabajo provengan de nosotros y no del instrumento. Más aún, apreciamos el hecho de que este instrumento no ha intentado adivinar lo que diremos. Ambos factores nos ayudan a lograr referirnos a este tema de lleno, dado que el instrumento es también el interrogador. Es más que posible que la canalización sea defectuosa en esta situación. En este caso, sin embargo, sentimos que aquello que podemos decir, lo pedemos decir libremente. Agradecemos al instrumento por esta forma de cuidar que el proceso de canalización permanezca puro y no diluido por la opinión humana.

Este instrumento le ha expresado varias veces a aquel conocido como Mick [1] su sentimiento de que ella requerirá moverse más profundamente dentro de la contemplación del catalizador externo de la vida antes de poder ofrecer información adecuada. Esto se debe al hecho de que para este instrumento, existe un hábito de toda la vida de preocuparse primero por los aspectos metafísicos de cualquier situación y sólo en forma secundaria de la situación real, aquella que es el catalizador entrante, por así decirlo.

Esta forma de pensar es muy útil para quien desea mantener una sintonización constante y estable y que desea ser un instrumento confiable y fidedigno para la paz, el amor, la dicha, la acción de gracias y la compasión.

Sin embargo, aquello que funciona para este instrumento particular tiene poco que ver con la situación «en terreno» como este instrumento diría, y el volumen que este instrumento se propone escribir trata absolutamente de lo que ocurre en terreno, de lo denso del catalizador entrante.

Incluso podríamos decir que para este instrumento ha existido una tendencia a no respetar o darle importancia a los eventos y circunstancias físicas que parecen ocurrir en el mundo externo. Esto se debe a la abrumadora tendencia de este instrumento a reconfigurar automáticamente aquello que está llegando a los cinco sentidos en patrones que tienen que ver con principios espirituales, tales como amar, escuchar y así en adelante.

Nuevamente, estos valores son cosas excelentes de las cuales hablar si el instrumento está escribiendo sobre el trabajo interno. Sin embargo, el intento aquí es escribir acerca de las experiencias más importantes de la vida tales como el matrimonio, los hijos, los padres y los dilemas de las relaciones.

Alentamos a que este instrumento deje ir sus prejuicios concernientes al catalizador externo, a dejar de ser una persona cuya facultad de observación apabulla las reacciones inmediatas e instantáneamente entusiastas al catalizador cuando llega al campo de conciencia. No es algo fácil pararse fuera de las propias inclinaciones personales. Sin embargo con el fin de compensar el aura pesadamente metafísica que reviste todo catalizador físico para este instrumento, será necesario hacer exactamente eso: correrse a un lado.

E ingresar, con creatividad e imaginación, a los sentimientos intensos, el sufrimiento agudo, y la desesperación de alguien que es abrumado por el catalizador externo. Aquellas entidades que deseen leer un libro concerniente a cosas tales como el matrimonio, los niños, padres, trabajo y así en adelante, tienen preguntas profundas sin contestar. Se sienten fuera de control y desesperadas ante la acometida de catalizador y en su mayoría, mi hermana, no tienen su don, que está tan profundamente arraigado en usted que incluso puede no ser consciente de ello, de deslizar los detalles del catalizador físico dentro de un patrón que destaque los aspectos metafísicos a que apunta un patrón particular de catalizador externo.

Anteriormente hoy este instrumento estaba escribiendo con respecto a suelo saludable. Estaba reportando sobre un libro escrito por aquella conocida como Penny, llamado Desde la Tierra al Estómago [2], y estaba diciendo que cuando uno se acerca al suelo, uno ve todo tipo de vida que no ve desde donde uno está parado y al caminar por el prado.

Cuando uno pone sus manos en el suelo para desmalezar una plantación, uno ve gusanos, escarabajos, babosas, y todo tipo de pequeñas criaturas caminantes, algunas de ellas de apariencia bastante exótica, y hay tantas de ellas reptando por la tierra que este instrumento escribió que es como si tuvieran una fiesta. Es un medioambiente muy ocupado, muy activo, y son estos escarabajos y babosas y microorganismos los que crean un suelo bueno y saludable que permite a las semillas crecer como plantas buenas y saludables y ofrecer frutas que sean buen alimento.

Exactamente así, al escribir sobre el catalizador externo, es necesario perder su altura y acercarse al suelo. Porque sólo cuando se haya arrodillado al mismo nivel de las emociones más pesadas y sombrías que se pueden sentir, puede comenzar a crear acceso a, y entendimiento a la experiencia de recibir catalizador externo.

La tentación será, mi hermana, resolver cada trozo de catalizador como lo hace, sin embargo eso es poner la carreta antes del caballo. Ingrese en el sufrimiento de quién está tratando con una relación o una dificultad con el trabajo o cualquiera del número de temas que espera discutir. Es central para la integridad del trabajo, que se haya movido desde el observador a la experiencia y que haya permitido que estos catalizadores ingresen dentro suyo con el tipo de fuerza y poder que es común entre aquellos sobre su planeta.

Mi hermana, aquel principio que ofrecemos a usted en este momento es unidad con el cuerpo, unidad con la tierra, unidad con el pesado catalizador que no se diluye o se mejora por la sabiduría, un sentido de perspectiva, o el punto de vista más amplio. Mi hermana, ha sufrido en cada una de las formas en las que necesita discutir el catalizador. De hecho ha tenido las experiencias completas e intensas de estos catalizadores en su propia vida. Pero, mi hermana, para usted es difícil acceder a las emociones completas, en bruto, de estas experiencias, porque como hemos dicho, es su don innato e inherente moverse a terreno más elevado con cada fibra de su intención y de su ser.

Las ventajas de este giro mental son obvias. Las desventajas no son tan obvias, porque al recrear el catalizador externo tan rápidamente hacia lo que observa un buscador espiritual, se produce aquel recorte de aquella intensidad brillante de reacción inconsciente, emocional.

Aquellas emociones para usted se sienten como si estuviera en un lugar cerrado que la hace sentir claustrofobia. Y así se libera del encierro de la agonía de la experiencia directa. Como dijimos, esta inclinación de parte suya tiene muchas ventajas. Le ha permitido moverse a través de su encarnación de formas que son productivas para el servicio a los otros. Sin embargo hay una pérdida involucrada y le pediríamos que investigue esa pérdida.

Aquellos que funcionan desde el nivel que aquel conocido como G denominó «presencia mental» en la discusión que precedió esta sesión, han ganado inconmensurablemente al ser capaces de usar la encarnación física al máximo. Sin embargo para quien hace esta creación de presencia mental casi antes que la experiencia ha ocurrido, digamos, hay una pérdida del sentido de realidad. Es como si por su constante postura metafísica ha creado de su conciencia de la vida la cualidad de un sueño.

No estamos diciendo que usted no tenga su integridad. Estamos diciendo que no puede escribir acerca del catalizador que impacta a un ser físico en un mundo físico con aquella distancia y ser capaz de hacer contacto con aquellas entidades que están buscando ayuda para tratar con estos catalizadores externos.

Mi hermana, se ha pedido a sí misma aquello que no está en su zona de confort. Su zona de confort está en escribir acerca de soluciones que vienen a alguien que ve la vida como un soñar despierto, una ilusión. Existe un leve sentimiento de aversión en el mero pensamiento de zambullirse en la experiencia que sufre alguien que es suicida, o furioso, o desesperado, o indefenso o sin esperanza.

De la misma manera, le pediríamos que investigue aquellos sentimientos en bruto e indómitos, aunque la hará sentir incómoda. Sólo desde aquella experiencia personal usted puede abrir los dones del espíritu de sus propias habilidades nativas de tal manera que se pueda conectar con aquellos que sufren.

Usted gusta pensar en aquel conocido como Jesús mientras enseña o mientras es elevado dentro de las nubes y ascendiendo. No es aficionada a pensar en él sudando sangre en el Jardín de Getsemaní. Pase un tiempo en ese jardín mientras se prepara.

Como siempre, mi hermana, la exhortaríamos inmensamente a rezar y pedir ayuda cada una de las veces que se prepare para escribir. Sintonícese a sí misma como para canalizar, disponga su intención y dedíquese absoluta y completamente al servicio que espera ofrecer. Y entonces, cuando se haya preparado, siga adelante con la fe de que un pie, puesto al frente del otro, de seguro la llevará a su objetivo.

Mi hermana, también recomendaríamos que durante la escritura de este libro intente cambiarse al exterior dentro del mundo de la naturaleza, aún cuando simplemente sea sentarse frente al porche y sienta la brisa. Es importante percibirse dentro de la tierra de su naturaleza. Es bueno sentir su conexión con la matriz de la Tierra y sentirse a sí misma como completamente encarnada. Esto también le ayudará a ingresar dentro de la condición humana.

La ayuda está ahí. Los dones están ahí, sin embargo usted tiene un duro trabajo para conseguir para sí misma una voz auténtica para aquellos que sufren.

En este momento daremos un giro desde este tema a las preguntas que puedan estar en las mentes de aquellos que están presentes. ¿Hay otra pregunta en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

G: Q’uo, tengo una pregunta. ¿Cuando la atención consciente se lleva a los centros energéticos más elevados, cuando se ingresa a estados de conciencia que son más estables y enfocados y calmos y sutiles, cómo se afectan los patrones de respiración del cuerpo?

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Diríamos, mi hermano, que la tendencia de alguien que ha encontrado acceso a estados más elevados de conciencia es que la respiración se origine cada vez más abajo en el cuerpo, de tal manera que cuando uno se vuelve más completamente consciente, uno no está respirando simplemente a través de la parte superior de los pulmones o incluso de los pulmones, sino desde la profundidad del chacra de rayo-rojo hacia arriba, de tal manera que en la expiración incluso se puede mover el estómago. Mientras más sereno el estado mental, más profunda la respiración.

Sin embargo, no es necesariamente un objetivo a lograr, aunque es valioso profundizar la respiración y sentirla llegando hasta abajo del vientre y exhalar todo desde el vientre, en que existe una sutil interacción de lo físico y lo metafísico. De la misma forma que cuando usted sonríe cambia la química de su cuerpo, así también cuando profundiza su respiración cambia el sentimiento-tono de su vehículo físico.

¿Podemos contestarle más? Somos aquellos de Q’uo.

G: Muchísimas gracias Q’uo. ¿En el evento que la frecuencia del ciclo de respiración disminuya, tal vez incluso resultando en el cese de la respiración, qué podría indicar eso?

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Aquel momento de cese, cuando se expira y no existe necesidad inmediata de otra respiración, es una vacación de ser físico. Es una entrada a la eternidad, infinidad y eternidad. No es completo, porque el corazón sigue latiendo y el pulso está fluyendo a través del cuerpo. Pero cuando ocurre, ya sea naturalmente o a través de ejercicio yoga, es una oportunidad para experimentar la inexistencia de tiempo. Hay un tremendo espacio y liberación cuando es innecesario inspirar o expirar, e incluso si ocurre por un instante, experimentar ese cese de la respiración es un recurso precioso y útil para el buscador serio.

Así tanto como respirar es una Gloria, porque la vida está en la respiración, así también existe un esplendor en la conciencia que está suspendida entre respiraciones.

¿Podemos contestarle más mi hermano? Somos aquellos de Q’uo.

G: No, gracias Q’uo.

¿Podemos preguntar si hay otra consulta en este momento?

(No más preguntas)

Somos aquellos de Q’uo, y estamos de nuevo con este instrumento. Como parece que hemos agotados las preguntas en este grupo por el momento, una vez más ofrecemos nuestros agradecimientos por el placer de ser llamados a esta sesión de trabajo. Les agradecemos por su belleza y la autenticidad de vuestro deseo de servir. Es un honor hablar con ustedes. Les dejamos en el amor y en la luz del único Creador infinito. Somos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Adonai. Adonai vasu borragus.

 

[1] Mick es el sobrenombre de Carla para Jim McCarty, su esposo…

[2] Penny Kelly, N.D., From the Soil to the Stomach; Understanding the Connection between the Earth and Your Health: Lawton, MI, Lily Hill Publishing, c2001.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Agosto 4, 2009

Copyright © 2017 L/L Research