Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Sabatina

Septiembre 26, 2009

Jim: La pregunta de G esta noche Q’uo, es: «Creemos que es una experiencia común entre buscadores dramatizar y enmarcar las elecciones que enfrentan en términos de tentación. ¿El individuo crea tentaciones con el fin de promover y probar su crecimiento? Si es así, ¿la tentación opera como un medio para cristalizar aprendizaje previo y llevar a la entidad hacia nuevo aprendizaje, repitiendo la tentación si no se ha satisfecho exitósamente? ¿O la tentación es simplemente un medio de sacar el enfoque del corazón del camino?»

(Carla canalizando)

Somos aquellos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Los saludamos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche. Es un privilegio para nosotros ser llamados a vuestro círculo de búsqueda y estamos complacidos de compartir con ustedes nuestros humildes pensamientos sobre el tema de la tentación.

Primero, como siempre, quisiéramos hacer la solicitud de que todos aquellos que escuchen o lean estas palabras usen su discriminación y discernimiento, observando la resonancia de aquellas cosas que decimos. Si nuestras ideas resuenan con usted por favor siéntase libre de usarlas. Si no lo hacen, por favor déjelas atrás.

Apreciamos mucho vuestro cuidado al proteger los portales de vuestra búsqueda espiritual. Sólo permitan que aquellos pensamientos y conceptos que resuenen con vuestro campanilleo de verdad personal sean aquellos meteriales con los que busquen la verdad, porque la verdad siempre es algo subjetivo. Sus necesidades siempre son únicas y no deben confundirse con las de nadie más. El que usted tome esta responsabilidad nos permitirá ofrecer nuestros pensamientos sin estar preocupados de quebrantar vuestro libre albedrío. Les agradecemos por esta consideración.

La palabra «tentación» es una palabra de vuestro lenguaje que conlleva connotaciones de juicio. Este instrumento y muchos miembros de vuestra cultura están profundamente inculcados para sentir que hay tentaciones que llevarían a un buscador por mal camino. Ese es el concepto que se ofrece dentro de aquella distorsión que ustedes llaman la fe Cristiana. De esa manera, las tentaciones percibidas en la vida de una entidad son vistas de manera peyorativa, como algo malvado.

Estamos al tanto de que desde cierto punto de vista es útil ver tales segmentos de catalizador que ocurren y desafían a una entidad a responder como si estuvieran teñidos de maldad, y no deseamos despreciar o denigrar la fe de aquellos que siguen a aquel conocido como Jesús Cristo. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, más bien describiríamos estos sucesos de desafío como catalizador. «Catalizador» es un término neutro que significa que, estando presente en un proceso químico, produce un cambio en otros elementos de un experimento sin ser alterado en sí mismo.

¿Debiera darse un tinte moral a un molino al que se provee grano? No creemos eso. Existe el grano, las bayas, digamos, que se ofrecen a la piedra de moler con el fin de que la baya de trigo pueda molerse y ser útil para hacer alimento. En una forma muy similar, en el ámbito metafísico, el catalizador se ofrece contínuamente a cada buscador, en ciertos ciclos rítmicos y repetitivos. La piedra de moler del buscador son sus emociones involucradas. Las bayas procesadas del catalizador se vuelven aquello que cada entidad, como ser espiritual, usa con el fin de nutrir el proceso espiritual. Habiendo dicho eso, podemos observar el mecanismo por medio del cual el catalizador es atraído a la conciencia del buscador.

Puede decirse que el individuo crea su propio catalizador o tentaciones, pero sólo en el sentido más amplio, un sentido que no está dentro de la encarnación presente sino más bien del individuo antes de encarnación en el dominio metafísico, planificando la encarnación junto con el Creador y el yo superior. La próxima encarnación es vista por el individuo entre encarnaciones como una oportunidad para aprender y para servir. Hay una revisión del estado, digamos, del alma del aquel buscador y se eligen uno o más temas encarnacionales como temas de aprendizaje. Asimismo, encontrará que la lección encarnaciónal da vueltas y regresa tan pronto como uno está dentro de encarnación.

Este no es un proceso en el que uno aprende una lección y luego uno termina la lección. Más bien, es nuestro entendimiento que siempre existirá una rotación dentro del catalizador tematático, como si estuviera recibiendo un mini examen como estudiante de escuela. Porque su encarnación es de hecho un semestre en un tipo de escuela. Es una escuela de almas. Es una refinería de almas. Uno espera tratar exitosamente con este catalizador o, para ponerlo de otra forma, tratar exitosamente con estas tentaciones. Uno sabe que este catalizador o estas tentaciones, serán su carne o bebida como estudiante en la escuela de la vida.

Por supuesto, una vez que se ha encarnado en su vida terrenal, cae el velo del olvido entre su individuo despierto y aquel individuo completo que, sabiendo tanto más y estando consciente de tanto más que cuando está dentro de encarnación, se las arregló para crear este plan encarnacional. En muchas ocasiones el catalizador parece altamente inconveniente, y sin embargo, si uno no estuviera incómodo, no se le ofrecerían las oportunidades para ser desafiado a sufrir, a pasar por pruebas, digamos, o tentaciones, uno no evolucionaría tan rápido como si apreciara activamente y se moviera hacia cada oportunidad para tomar el desafío de una situación difícil o de una relación que es problemática de alguna forma.

Son estos mismos desafíos los regalos a recibir y por los que tomó encarnación.

Usted preguntó si una tentación sería aquello que se repetiría hasta que hubiera aprendido esa lección o si era una distracción del camino. Tomemos esos pensamientos, uno a la vez.

En primer lugar miraríamos al pensamiento con relación a la tentación repetitiva que se ofrece hasta que se supera. Sugeriríamos que es desacertado ver la tentación como aquello que debe ser superado. La razón de esto son las formas de gasto de energía. Tal vez usted ha experimentado la dinámica entre usted y otro. Usaremos como ejemplo a este instrumento y aquel conocido como Pickwick, un pequeño gato. Este pequeño gato se afana con cada fibra de su ser con encaramarse a la falda del instrumento mientras el instrumento está ocupado en otra cosa y encuentra inconveniente tener un gato en su falda.

En consecuencia, ella extiende su mano para evitar que el pequeño animal suba a su falda y siempre se sorprende con cuánta presión puede ejercer un animal tan pequeño en su dedicación a la propuesta de que subirse sobre la falda del instrumento será algo bueno. Cuando ella deja el esfuerzo de alejar al gato, a menudo el gato realmente se caerá porque ya no tiene el punto de resistencia contra el cual ha estado presionando. Mientras más uno lucha para resistir una tentación, la tentación se vuelve más fuerte.

Hay otra forma de percibir tales tentaciones. Digamos que existe la tentación de comer un trozo de chocolate cuando uno está a dieta. No importa cuántas veces uno rechace el pensamiento de comer chocolate, el chocolate permanece siendo la misma tentación original. No puede ser tocado por la resistencia. Es lo que es.

La persona a dieta que es capaz de relajarse con la tentación, reconociendo su poder y eligiendo, en este momento particular, no actuar sobre aquel impulso de comer chocolate, no está resistiendo la tentación. Está honrando y respetando la tentación y permitiendo que aquellos pensamientos y sentimientos fluyan a través de su ser sin juzgarlos sino sólo con la determinación de continuar haciendo dieta. Una vez que se remueve la resistencia, la tentación no es tan fuerte. Y cuando ya no es necesaria para el buscador espiritual, aquella tentación desaparecerá.

Naturalmente, se requiere muchísimo más aplomo mantener la conciencia de una tentación y permitirle su influencia y su presencia que lo que se necesita para ya sea comer el chocolate o descartar todo pensamiento del chocolate. Sin embargo, el proceso espiritual resultante será por mucho cada vez más claro, que si fuera, para usar la palabra del interrogador, la «dramatización» de la tentación.

Tales tentaciones o tales catalizadores, si es aquello que es parte de la lección encarnacional, no son algo que se aprende y luego, con la obtención completa del logro, se alejan para siempre. Más bien existirá el giro de las estaciones del proceso de tal manera que una vez más, en un nivel u otro, uno encontrará este catalizador como tema encarnacional una y otra vez.

Uno podría preguntar «¿Por qué la repetición?» Y le aseguramos que no las está repitiendo. Porque no está andando en un círculo. No está en un carril. Está en un espiral. Cada vez que encuentra este catalizador o tentación, lo encuentra en un nivel diferente. Y cada vez que lo encuentra y lo usa, su proceso avanza. Por lo tanto, es tan deseable encontrar ese catalizador en el último día de su encarnación como lo era cuando por primera vez se encontró con aquel catalizador y tentación como tema encarnacional como un jóven, un niño, incluso tal vez como un niño pequeño. Así mismo, no deje de apreciar el catalizador simplemente porque se repite. Sólo parece repetirse. Sólo aparentemente es el mismo. Cada vez que aparece en el horizonte de su vida, lo está encontrando donde usted está y está listo para ayudarle a avanzar.

El segundo pensamiento era que tal vez la tentación simplemente es aquella que lo distrae del camino de la búsqueda espiritual. Existe virtud en este pensamiento de una forma, no en la otra. En primer lugar, la virtud del pensamiento es aquello que usted llamaría lo malo o negativo en su vida, aquel individuo sombra o tal experiencia del ataque psíquico que viene desde su exterior, tiene, como uno de sus objetivos, la distracción del individuo buscador de su camino. En consecuencia, cuando existe el sentimiento de estar siendo atacado psíquicamente, ya sea que se trate de un ataque desde el interior de su personalidad sombra, aquella parte de usted que aún no está integrada con la totalidad de su individuo, o ya sea que se trate de un ataque de una entidad que desee distraerlo del camino de búsqueda y sacar su luz fuera de la ecuación de la conciencia del Planeta Tierra, aquella energía para distraer está ahí definitivamente.

Sacar una luz brillante, no es necesariamente remover el cuerpo físico. Sólo se necesita distraer la atenciónd el buscador de su equilibrio normal con una intensidad suficiente para remover la habilidad del buscador de canalizar o permitir que la luz y el amor del único Creador infinito fluyan a través suyo hacia el interior y hacia el exterior del mundo. Así que es en este sentido que estaríamos de acuerdo en que las tentaciones funcionana como distracciones del camino.

Sin embargo, en otro sentido, es casi antitéticamente el caso que las tentaciones no son distracciones del camino. Las tentaciones son el camino. Existe virtud en volverse ansioso de encontrarse con el catalizador o saludar la tentación porque es en esos momentos que uno es capaz de hacer el trabajo de aprendizaje que vino a hacer. Es en aquellos momentos de desafío que uno es capaz de declararse a sí mismo como una entidad de servicio a los otros, una entidad que desea servir a la luz y que desea ser un instrumento para el amor y la paz. Sin el catalizador, sin las tentaciones, aquellos finos momentos no vendrían y uno no obtendría una percepción de sí mismo tan rápidamente dentro de encarnación.

Por lo tanto, alentamos a que cada uno desarrolle un apetito por el catalizador y la tentación, no porque sea divertido pasar por el temple de la personalidad, de tal manera que la personalidad se vuelva mágica, sino porque es de esta forma que usted, como buscador, es capaz de avanzar y acelerar el paso de su evolución espiritual.

Animamos a que cada uno permanezca con temple-dulce mientras trate con su catalizador percibido. La energía que se necesita para sentir pena por sí mismo y lamentarse a sí mismo a causa de una situación difícil es energía tóxica y no es útil espiritualmente.

Este instrumento estaba hablando antes, durante la discusión round-robin [1] que precedió esta meditación, acerca de ocasiones en que ella se dio cuenta que no era capaz de enfocarse lo suficiente para trabajar debido a que el nivel de molestia física era demasiado elevado. Este instrumento compartió que había aprendido a cambiar a un modo de estar más que de hacer, para ver ese trabajo como valioso, de la misma forma que ve su trabajo creativo o de edición.

Esta es una actitud que alentamos. Esta es una actitud que mantiene el equilibrio de tal manera que uno pueda estar presente y ofrecer toda su atención a aquello que está ocurriendo dentro de usted. Uno no desea forzar su mente, sus pensamientos o emociones dentro de un molde. Más bien uno desea experimentarse a sí mismo auténticamente a un nivel tan profundo como sea posible. Con el fin de hacer esto, es necesario que el individuo esté calmado. Así mismo, cuando el individuo se distrae o se perturba, es bueno enfocarse no en aquello que está afuera sino en aquello que es interno, y permitir al individuo calmarse una vez más antes de hacer esfuerzos para funcionar dentro del mundo exterior.

Entendemos que las demandas de un trabajo son tales que hay muchas ocasiones cuando uno debe hacer aquello para lo que ha sido empleado, aún cuando uno sólo tiene medio corazón en la tarea. En el mejor de todos los mundos posibles sin embargo, mis amigos, uno sería capaz de calmarse a sí mismo antes de funcionar en el mundo externo. Tal como es, el reconocimiento del hecho de que uno está funcionando a menos que su máxima eficiencia, digamos, es útil para uno como alma. Porque si uno está consciente de que es necesario calmarse y sintonizarse de tal manera que uno ofrezca una labor con verdadero amor cuando trabaja, entonces incluso si uno es incapaz de lograr la manifestación de esto completamente, hablando metafísicamente, disponer la intención de hacer esa labor con amor es muy, muy importante, mucho más importante que el grado con que uno sea capaz de manifestar esto.

Como decimos tan a menudo, mis amigos, la mayor ayuda que uno puede recibir al encontrar el catalizador y las tentaciones de su vida es el silencio interior. Le espera en todo momento. Puede hacer su magia en unos pocos segundos si uno realmente busca el silencio. Cuando uno busca el silencio, encuentra formas de enfocar su atención, como estaba describiendo aquel conocido como G durante la discusión round-robin que precedió esta meditación. Esta entidad estaba reportando sobre seguir su respiración, contar sus respiraciones. Eso le daba el enfoque que permitía a su mente permanecer mayormente silenciosa.

Encontrar algún enfoque como éste es muy útil para ingresar al silencio y mantener el silencio interno de tal manera que uno pueda recibir la información que se brinda con riqueza en el silencio. En aquel silencion está el único Creador infinito. Y como ustedes son uno con el Creador infinito, uno sabe todo lo que sabe el Creador. Uno entiende todo lo que entiende el Creador. Por supuesto, esto ocurre mucho más debajo de la conciencia de la mente consciente. Sin embargo, cuando uno toma ese silencio cargado de información y lo pone en su corazón, burbujeará dentro de su conciencia de luz de día y estará cargado por la sabiduría y la compasión de aquel silencio. Les alentamos a saborearlo diariamente, si pueden hacerlo.

En este momento preguntaríamos si hay una continuación a esta consulta. Somos aquellos de Q’uo.

G: Gracias Q’uo, no hay continuación a esa pregunta.

Somos aquellos de Q’uo, y le agradecemos, mi hermano. ¿Podemos preguntar si hay otra pregunta en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

G: Q’uo, he recolectado e impreso preguntas de lectores a la distancia que han llegado a través de correo electrónico y resulta que esa lista no está a mi lado como debiera estarlo. ¿Es permisible que camine a la oficina o a la cocina para traer el papel? Si no, no es problema.

Somos aquellos de Quo. Mi hermano, nos uniremos a ustedes para cerrar el círculo, mientras hace eso. Somos aquellos de Q’uo.

(Pausa mientras G trae la lista de preguntas de la oficina)

G: Daniel escribe, «¿Podría confirmar Q’uo que mi esposa y yo somos trotamundos? También, ¿Podría decir Q’uo desde qué densidad venimos?»

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Ciertamente podemos confirmar aquello que ya sabe, mi hermano, pero sentimos que está más allá del límite de la falta, ofrecerle información que usted debe obtener en relación con la densidad de la que usted vino. Les alentamos a darse cuenta ustedes mismos como aquellos que han venido en una misión, con una tarea, de mantener la luz en correspondencia con vuestras capacidades y características vibratorias únicas. Por lo tanto, sugeriríamos que vuestra preocupación no esté en sus antecedentes, que tienen que ver con funciones a modo de distracción de vuestro propósito, sino más bien que se enfoquen en el momento actual y en el amor en éste, de tal forma que puedan cooperar de forma cada vez más completa con las energías de la luz, gracia, belleza y poder, manteniendo dentro de ustedes la conciencia en su mejor y más elevada forma y por lo tanto ayudando a vuestro planeta de elección, el Planeta Tierra, del cual ahora son nativos.

Le agradecemos, mi hermano, por esta pregunta y no pretendemos ser duros sino tan sólo alentarlos a enfocarse en la misión misma más que en los detalles de su existencia anterior. Realmente, el presente es vuestro territorio ahora. Es vuestra ocasión, vuestra oportunidad de servir, y los alentamos y apoyamos en aquel servicio.

¿Podemos preguntar si hay otra consulta en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

G: K escribe desde Luxemburgo preguntando, «¿Cuáles son los principios espirituales en los que debiera pensar, y cuales son los principios espirituales que me ayudarían a correr la voz acerca de la diferencia entre la información orientada-positivamente, tal como la información proporcionada por la Confederación de Planetas, y la información orientada-negativamente que se encuentra en abundancia en internet? Pregunto porque parece que mucha gente confunde fuentes de información orientadas-negativamente con fuentes orientadas-positivamente, equivocando filosofía de servicio a sí mismo con filosofía de servicio a los otros».

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Confirmaríamos vuestra suposición de que son muchas, muchas las entidades que son tomadas por la elocuencia y la argucia de fuentes de servicio-a-sí-mismo que son capaces de sonar como si fueran de servicio-a-los-otros excepto porque generan una cantidad continua y siempre creciente de temor.

Mi hermano, el principio espiritual involucrado en ayudar a la gente a volverse consciente de la diferencia entre la información de servicio-a-los-otros y la información de servicio-a-sí-mismo es aquel principio conocido como la Ley de la Confusión o libre albedrío.

La primera distorsión [2] es crucial cuando uno está intentando servir a otros. Si las entidades no han pedido su servicio, entonces le preguntaríamos, como quien desea servir, si hay una razon preponderante por la que el sueño de otras entidades deba ser perturbado.

Si sólo hubiera esta vida y sólo esta graduación, entonces tal vez podríamos estar de acuerdo en que todos deben ser remecidos por el cuello y se les debe decir que despierten. Sin embargo, existe todo el tiempo en la creación para que las entidades progresen. Aún cuando es cierto que ahora están en un tiempo de graduación, un tiempo de cosecha, sugeriríamos que habrá otras cosechas; habrá otras graduaciones. Si un buscador necesita repetir tercera densidad, necesita repetir tercer grado, digamos, en la escuela de almas, eso no es una tragedia ni tampoco algo de lo que avergonzarse. Cada entidad progresará. Cada entidad algún día habrá logrado cada lección, habrá satisfecho cada deseo, y volverá al único Creador infinito.

(Termina lado uno de la cinta)

(Carla canalizando)

El principio del libre albedrío significa que cada entidad llega a elegir su cantidad de progreso. Cuando una entidad como usted, que es tan ansioso de progresar y tan diligente para buscar, se encuentra con equivocaciones y principios malentendidos, es una gran tentación, o catalizador, digamos, corregir a las personas de acuerdo a la forma en que usted piensa. Y no decimos que la forma en que piensa sea incorrecta. Sólo decimos que el principio preponderante aquí es el libre albedrío.

Sugeriríamos dos cosas. En primer lugar, si una entidad le pide su opinión, lo alentamos a usar al máximo la oportunidad de compartir el amor y la luz del único Creador infinito de formas que a usted le parezcan bien.

En segundo lugar, cuando las entidades no le están pidiendo su opinión o su ayuda, y sin embargo lo están involucrando en conversación, lo alentaríamos, como a menudo lo hemos hecho a través de este instrumento, a ser un Johnny Appleseed del pensamiento espiritual. Cuando vea una apertura, eche algunas semillas de pensamiento sobre la tierra de su atención. Tal vez echen raíz. Tal vez no. Pero está haciendo lo mejor por sus hermanos y hermanas cuando crea oportunidades para echar semillas.

Entonces sólo lo alentamos a no tener apego al resultado. No mire atrás para ver si las semillas han echado raíz o si el viento las ha volado. Esa no es su preocupación. Su preocupación es estar en el momento actual con un corazón abierto y una preparación para consolar, alentar, apoyar y amar a todos los hermanos y hermanas en la tribu de la humanidad, viéndolos al nivel de alma y afirmando que ellos también son el Creador como usted lo es.

¿Podemos preguntar si hay una consulta final en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

G: Si Q’uo. Primero diría que sé que todos estos interrogadores estarán muy agradecidos por sus vuestras respuestas. Gracias en nombre de ellos.

B tiene una pregunta de dos partes y parece que el foco de su pregunta radica en la segunda parte. B pregunta, «¿Podría comentar Q’uo sobre la naturaleza del fenómeno de las experiencias cercanas a la muerte en general? Parece que en años recientes cada vez más humanos son regresados de vuelta a la vida luego de períodos a veces largos de muerte clínica. Hay ocasiones en que el individuo es enviado de regreso al plano físico voluntariamente o involuntariamente, aparentemente a pesar de su deseo de permanecer ‘allá’. ¿Cómo se incluye la ley del libre albedrío en esta situación?».

Somos aquellos de Q’uo y estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. Sin intentar describir o explicar las dinámicas de la ubicación adecuada, podemos decir que hay ocasiones cuando la ubicación adecuada de una entidad no es aún «allá». En consecuencia, no importa cuanto puedan desear estar «allá», su ubicación adecuada permanece sobre el Planeta Tierra en sus cuerpos físicos, continuando con la encarnación actual.

La experiencia cercana-a-la-muerte es sólo eso: una experiencia que tiene una entidad cuando está en la frontera entre la fisicalidad espacio/tiempo y la vida del Planeta Tierra, y tiempo/espacio, espiritual in-substancial, o los dominios interiores. No es que el tiempo de continuar esté escrito de antemano, sino más bien cada encarnación desarrolla ciertos patrones de energías que requieren ser cumplidos antes de que cambie la ubicación adecuada de una entidad.

Los variados tipos de descripciones que tienen las entidades de esta experiencia son una función de las capacidades individuales de cada buscador espiritual de comprender aquello que le está ocurriendo.

En este momento nos iríamos de este instrumento y este grupo, agradeciendo a cada uno por la belleza de sus auras combinadas y vuestra determinación de disponer tiempo aparte para buscar la verdad. Nos arrodillamos ante vuestro coraje y vuestra búsqueda y les agradecemos por esta oportunidad de ofrecer nuestro humilde servicio.

Les dejamos en el amor y en la luz del único Creador infinito. Somos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Adonai. Adonai vasu borragus.

 

[1] Discusión en círculos, tomando turnos.

[2] La primera distorsión de la Ley de Uno, de acuerdo a la filosofía de la Confederación, es el libre albedrío o la Ley de la Confusión. La segunda distorsión es el Logos o el Pensamiento original de amor incondicional. La tercera distorsión es la luz, con la cual el amor crea todo lo que existe, incluyéndonos a nosotros. Después de eso las distorsiones son iguales y creadas por nostros cuando vivimos nuestras vidas.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Septiembre 26, 2009

Copyright © 2017 L/L Research