Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Sabatina

Octubre 17, 2009

Jim: La pregunta esta noche Q’uo, se relaciona con la forma de volvernos más parte de la vida en la que nos encontramos. Ra sugirió que para un buscador que deseara hacer esto había tres cosas que eran importantes. Una era conocerse a sí mismo. La segunda era aceptarse a sí mismo. Y la tercera era volverse el Creador [1]. ¿Podría tocar brevemente los temas de conocernos a nosotros mismos y aceptarnos a nosotros mismos con relación a cómo luego volvernos el Creador? ¿Qué significa volvernos el Creador?

(Carla canalizando)

Somos aquellos del principio conocido para ustedes como Q’uo. Saludos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche. Gracias por llamarnos a vuestro círculo de búsqueda. Es un privilegio y un honor ser llamados a vuestro círculo. Nos alegramos de hablar con ustedes esta noche acerca de conocer al yo, aceptar al yo, y volverse el Creador. Y agradecemos a aquel conocido como Jim por esa pregunta.

Como siempre, antes que comencemos pediríamos a cada uno de ustedes que escuche o lea estas palabras que usen su discernimiento y su discriminación, tomando de aquellas opiniones que ofrecemos aquellos pensamientos que resuenen en su interior y dejando los otros pensamientos atrás. Porque, mis amigos, ¿cómo podríamos dar cada vez en el blanco para ustedes? No es posible. Entonces, por favor usen su discriminación en aquello que tomen. Entonces podremos poner nuestras mentes a descansar con relación al tema del libre albedrío, porque no seríamos un obstáculo en vuestro camino. Les agradecemos por esta consideración.

Su pregunta esta noche es en tres partes e intentaremos tocar cada una de aquellas, enfocándonos principalmente en volverse el Creador. La primera de las tres partes es conocerse a sí mismo. Ciertamente, mis amigos, toma años conocer al yo a causa del hecho de que como una entidad muy jóven dentro de encarnación, vuestros padres y maestros comenzaron explicándoles la forma en que eran las cosas y lentamente ustedes se culturizaron y se volvieron completamente conscientes de las muchas cosas que dijo mucha gente, muchas de las cuales nunca tuvieron ningún sentido para ustedes, pero todas las cuales se esperaba que aprendieran a usar como un medio de aceitar la maquinaria social de atravesar la vida.

Cada uno de ustedes dentro del círculo, ha notado que son muchos los que atraviesan la vida dormidos, sin pensar profundamente acerca del yo o los problemas de la sociedad ni nada, excepto aquello que involucra mantener al individuo almientado y bajo techo, pagar las cuentas y disfrutar el tiempo libre de la forma que elija cada persona. Estas cosas son suficientes para algunos, pero para cada uno dentro de este círculo no han sido suficientes, y han despertado de un sueño planetario.

De ciertas formas es muy inconveniente vivir la vida despierto. No es tan cómodo como disfrutar el sueño planetario. Sin embargo, una vez despierto, uno no puede volver a dormir. Uno sabe que el mundo es más grande y distinto de lo que le han dicho y uno siente que uno mismo es más grande y distinto de lo que se le ha dicho. Y así uno se pregunta quién es y por qué está aquí. Y ese es el comienzo de su búsqueda espiritual.

Al comienzo, conocerse a sí mismo a menudo se trata principalmente de descubrir lo que uno no es y permitir que se alejen aquellas cosas que uno no es, de tal manera que uno pueda ser uno mismo. Cuando uno descansa en su interior y comienza a conocerse a sí mismo, tal vez la forma más rápida de descubrir quién es descansar en meditación al final de cada día y revisar su día, experiencia por experiencia, emoción por emoción, catalizador por catalizador. Y cuando uno ve aquella emoción que lo ha sacado de equilibrio y mira esa emoción y pregunta, «¿Cómo llegué a sentir eso? ¿Qué gatillante hay bajo la superficie que se disparó y causó que destellara esta emoción?»

Y a medida que busca estas cosas que le han aproblemado, uno descubre que, ocultas bajo la superficie, sus reacciones emocionales han sido cristales de dolor que han sido enterrados. Y cuando mueve estos cristales de dolor hacia arriba a la luz del día donde los pueda mirar, en el proceso de ver este origen del dolor, usualmente de principios de la niñez, uno comienza a ver cómo ha sido herido. Y a medida que libera esta herida y la perdona, uno recupera una parte de todo su ser.

Cuando uno contiúa en su análisis, día tras día y año tras año, uno se vuelve consciente de que hay cosas en su vida que le han aproblemado repetidamente. Y eso le da la clave de por qué está aquí. Porque cada entidad ingresa en encarnación con un plan encarnacional. No es un plan que esté predestinado. Es un plan muy flexible y redundante.

Cada uno de ustedes, antes de encarnación, junto con su guía, se unió para dar una muy buena mirada a la corriente de alma que uno es, y pensó, «Me gustaría volverme más equilibrado. Quisiera que el amor en mi corazón tuviera más sabiduría que lo equilibre». O tal vez pensó, «He sido tan sabio, pero me gustaría que mi corazón se abra más. Quisiera aquel equilibrio entre amor y sabiduría». O tal vez se observó a sí mismo y vio que en muchas encarnaciones había sido una persona poderosa y quería estudiar el derecho de usar ese poder. Sea cual sea su lección encarnacional, usted puede estar seguro de dos cosas: se trata de equilibrio y es única para usted. Usted no tiene su plan encarnacional en común con otros. Es único.

Cuando descubra más acerca de los temas de su vida, las lecciones que vino a aprender aquí en esta escuela de vida, como puede llamar tercera densidad sobre el Planeta Tierra, uno comienza a tener una sensación de quién es, quién es realmente, cuando no hay compañía alrededor y no hay nadie a quién impresionar, incluso a sí mismo. Y cuando uno vacía todo aquello que sabe a orgullo o pretensión o una historia que no calza en la cual tal vez usted ha estado tratando de calzar, finalmente se da cuenta de algo bajo su personalidad. Eso es lo que llamaríamos conciencia.

Ya ven, mis amigos, ustedes son a la vez de este mundo y no de este mundo. Están en un cuerpo físico y su carne y sus huesos confirman que son ciudadanos del Planeta Tierra, hechos del polvo y esperando volver a este en algún punto del futuro. Al mismo tiempo, son una entidad infinita, eterna. Ingresaron en la vida enlazando su cuerpo energético con vuestro cuerpo físico que disfrutan ahora. Y cuando dejan este cuerpo físico al final de vuestra vida física, seguirán adelante una vez más hacia nuevas experiencias en su cuerpo energético. Pero por el lapso de esta vida han unido estos dos cuerpos y ellos son inseparables, están entrelazados y trabajando juntos para crear la experiencia de usted como una persona y como un alma. No es sólo el cuerpo físico el que reacciona a aquellas cosas que le ocurren a usted, también es el cuerpo energético que está en un flujo constante, abriéndose y cerrándose de acuerdo a la habilidad del individuo para sentirse seguro y protegido.

Cuando el individuo no se siente seguro y protegido se produce la contracción del cuerpo energético, que disminuye, o a veces corta completamente el flujo infinito de amor/luz que proviene del Creador con tremenda generosidad. En consecuencia, en términos de saber quién es usted, es muy bueno encontrarse un cielo para sí mismo, un lugar seguro en su interior, si no fuera de él, un lugar donde pueda descansar y su cuerpo energético pueda florecer y abrirse y respirar el amor/luz del Creador infinito a través de los chacras, hasta el corazón, hasta los chacras más altos, y afuera una vez más dentro de la creación del Padre. Mientras más descansa en este lugar interno de seguridad, más descubre quién es usted.

Y cuando hace este trabajo dentro de sí mismo, como trabajo interno, encontrará la vida externa disponiéndose ante usted de una forma algo diferente. Porque mientras más seguro y sereno está en términos de quién es usted, menos le importa lo que otros piensen de usted. Mientras menos tensión exista con respecto a las relaciones con otros y así en adelante, es más capaz de enfocar su atención en apoyar y cuidar de aquellos que le rodean de cualquier manera que sea posible. Así, poco a poco, cuando llega a conocerse mejor a sí mismo, cuando se relaja con respecto a quién es y por qué está aquí, puede empezar a disfrutar la sala de clases en esta escuela de almas.

Naturalmente, cualquier clase tendrá pruebas ocasionales. Y esos son los momentos en que ocurren dificultades y debe pasar por ese sentimiento de caos y aislamiento que viene cuando no sabe qué está pasando o cómo responder. Permita que esas ocasiones le enseñen quién es, mientras observa y coopera con este caos, este aislamiento, esta noche oscura del alma. Ingrese en esto como si fuera un regalo y dé gracias por él. Porque tales regalos vienen a usted con grandes bendiciones en sus manos. Más tarde, cuando mire atrás a momentos en su vida que han estado llenos de caos y transformación, uno ve lo brillante del plan. Uno ve cuánto aprendió y cuánto quitó, cuánto ganó con los regalos del espíritu.

Por lo tanto, les pedimos a ustedes [que están] en este proceso de llegar a conocerse a sí mismos que confíen en el proceso. No siempre es confortable. No vinieron aquí a estar cómodos realmente. Vinieron aquí para mejorar el equilibrio de su personalidad, para cultivar su determinación como un servidor de la luz. Más allá de todas las cosas vinieron aquí para servir a la luz. Y la forma en que sirven a la luz en esta sala de clases del Planeta Tierra es permitiendo que la luz fluya a través de ustedes. Así que pueden pensar en vuestras vidas, si lo quieren, como la de un instrumentista que está afinando su instrumento de tal manera que pueda ser tocado con dulce melodía y hermosa armonía.

Ahora, ¿cuál es el tono?, podrían preguntar. Mis amigos, debido a que esta es la creación del Logos, cuyo nombre es amor incondicional, uno está afinando a ese Logos. Uno está afinando para ser un instrumento de amor. Ustedes son únicos, como hemos dicho antes, y cada persona toma la luz mientras fluye a través suyo y la hace brillar como si lo hiciera a través de un vitral. Los colores de vuestros vitrales son los colores de vuestras emociones, vuestros pensamientos, vuestros ideales, aquellas cosas que aprecian, aquellas que son ustedes más profundamente. Y cuando se ve a sí mismo como un instrumento y se trata con enorme respeto y honor a sí mismo, uno comienza a sentir que es un instrumento. Como aquel conocido como Francisco [2] dijo, usted es un instrumento de Su paz. Vino a mantener un espacio a través del cual la luz pueda fluir a través suyo y hacia fuera dentro del mundo para iluminar la conciencia del Planeta Tierra en este momento. Porque es un tiempo muy intenso, un tiempo de cosecha, un tiempo de transformación para vuestro planeta.

Ustedes fueron muy valientes al [elegir] estar aquí ahora y mantener la luz ahora. Pero antes de encarnación no sabían cuán difícil sería. Por favor sepan que no están solos. Vuestro guía está tan cercano a ustedes como vuestra respiración. Podemos ser llamados pronunciando mentalmente nuestro nombre y les ofreceremos una ayuda para estabilizar vuestras meditaciones si lo desean. Y no es que tengamos algo que decir, simplemente estamos con ustedes para amarles y brindarles un sentiemiento de seguridad.

Conocerse a sí mismo se construye sobre sí. Cuando al principio comenzó a conocerse a sí mismo, usualmente a través de los espejos de otra gente y ponderando lo que le molesta y lo que le complace y tomando en contemplación todas aquellas cosas, usted se perturba con lo que encuentra. Porque tiene un lado sombra. Le pedimos mirar de lleno aquel lado sombra, sabiendo que, ya que todo es uno, usted es todas las cosas y tiene un rango completo de identidad.

Naturalmente, usted ha enfatizado aquellas partes de su personalidad que le parecen buenas. Sin embargo aquellos lados de la personalidad que parecen oscuros son igualmente valiosos, e igualmente dignos de respeto, digamos. Son parte suya y requieren ser amados y honrados. Y aquí es donde uno llega a aceptarse a sí mismo. A menudo toma un largo tiempo verse a sí mismo íntegramente-el individuo que es el asesino, el violador, el ladrón, el mentiroso, todas aquellas cosas que usted jamás sería, como jamás actuaría. Sin embargo las ve venir a usted a través de los ojos, las acciones, los pensamientos de otra gente. Y dice, «Ese no podría ser yo. Eso es muy perturbador». Y sin embargo, mis amigos, ustedes tienen todos esos aspectos dentro de sí mismos. Y necesitan ser reconocidos y amados y aceptados. Y luego es necesario que se les den órdenes desde el lado de la luz del día, porque tienen su papel que desempleñar en vuestro servicio aquí.

Si toma al ladrón y al violador y al asesino y a todos aquellos elementos anárquicos, lo que todos ellos tienen en común es una clase de fuerza que a veces falta en el lado más dulce y angelical. Y uno necesita tener esas agallas, esa perseverancia, esa habilidad de tener sed-de-sangre para el bien, para mantener su territorio, para mantener la luz y para permanecer siendo uno mismo. Aquellos lados sombra de la personalidad son los elementos que le dan la profundidad a la habilidad para mantener su territorio. Para darle dientes a sus ideales. Para brindarle una dureza que de otra manera no tendría. Y estas son cosas buenas.

En consecuencia, le pedimos que cuando se mire a sí mismo, cuando se llegue a conocer, cuando encuentre aquellas porciones no integradas de su lado sombra, que las levante en sus brazos y las ame, que las acune para usted y diga, «Vengan, trabajen conmigo para la luz. Vengan conmigo a la luz».

Ahora llegamos a volverse el Creador. Dijimos antes que existen dos partes de usted, la parte terrenal y la parte eterna. También hay dos mentes dentro de usted, su intelecto y la conciencia que uno podría llamar la mente del corazón. Su intelecto habita en espacio/tiempo, en la realidad física. Es finito. Es un computador para resolver problemas. Hace su trabajo muy bien. Es único para usted y cada intelecto es su propia bestia, digamos. Es parte de usted, el animal, ese gran simio que ha dejado de hacer crecer pelo y ha comenzado a usar herramientas.

La conciencia, por otro lado, habita en infinidad y eternidad. Y es común a todos ustedes porque es la energía, la conciencia, la existencia, del único Creador infinito. Cuando camina hacia el interior del bosque en un día de verano, caen todos los atavíos de la civilización y sólo le hablan el cantar de los pájaros y el susurro del viento en las hojas. Uno se puede sumergir desde el intelecto superficial dentro de la conciencia y es uno con el canto de los pajaros y el susurro del viento a través de las hojas. El intelecto se detiene y cae y uno descansa en la mente del Único infinito.

La canción del Único infinito es una canción de amor. Y uno encuentra que su inspiración es una inspiración de amor, y su espiración es la respuesta de amor a amor. Y ustedes son parte de la danza de todo lo que existe. Puede hacer esto en su silla si no puede caminar en el bosque. Puede hacer esto en una iglesia o un templo o un asram. Puede hacer esto, de hecho, en cualquier parte, porque cada pedacito de usted es tanto conciencia como intelecto. Cada pedacito es igualmente un alma eterna así como es un hijo del polvo.

Volverse el Creador es un proceso de permitir que la conciencia suplante al intelecto. Usted no puede ser nada más que el Creador. Eso es un hecho, sin embargo no puede probarlo. Sólo puede saberlo por fe. La fe y el inconsciente sólo le dirán que es una chispa del Creador, un holograma, de cierta forma, del principio Divino, digamos. Su yo más profundo vibra en amor incondicional como parte del Creador. En consecuencia, volverse el Creador se trata de permitir que esta conciencia impersonal, profundamente cariñosa, se vuelva una parte cada vez más profunda y realmente el «Yo» que es usted cuando ingrese cada vez más en la percepción de la conciencia, donde el «Yo» es un «Yo» que es uno con el Cristo, uno con el amor incondicional. No es que usted se haya vuelto amor incondicional, porque usted era amor incondicional todo el tiempo. Es que cuando llegue a conocerse a sí mismo y a aceptarse a sí mismo tal como es, encuentre formas de permitir que ingrese la conciencia.

Ya ve, hay una parte del intelecto que teme la extinción. Y teme que si la conciencia de amor, que es impersonal, se vuelve cada vez más parte de su personalidad, usted perderá su individualidad. Mis amigos, nada podría ser menos cierto. Sólo cuando usted comienza a darse cuenta de la parte más profunda de sí mismo, aquella parte que es un servidor de la luz, es que se encuentra a sí mismo respirando más libremente y sintiéndose capaz de hacer aquellas cosas que hace en el mundo con un ansia fresca y apetito por más. Porque la vida se vuelve dulce y hermosa y aventurada cuando usted es esa entidad que despierta a un nuevo día con la percepción de eternidad como así también al mundo de las cosas finitas.

Es un largo viaje. Es un viaje que se cerrará cuando cierre sus ojos terrenales por última vez. Es un largo juego, es un juego que tiene una estrategia simple: conocer el yo, aceptar el yo, volverse el Creador. Cuando descubre las partes más profundas de sí mismo, el Creador-en su interior, encontrará que sus ojos están abiertos para encontrar el bien y el amor y la paz que es posible hallar en todas las situaciones. Se encontrará a sí mismo volviéndose más fornido, más estable, más des-atolondrado del mundo de diez mil cosas, como diría este instrumento.

Arréglese para aquella larga caminata. Es una caminata hermosa, mis amigos. Es una caminata con un buen final, y en referencia a la vida como un juego, es un juego que puede ganar. Sólo tiene que amar y permitirse a sí mismo ser amado a cambio. Porque, mis amigos, el Creador los ama más de lo que podrían posiblemente imaginar. Están rodeados de amor. A vuestro alrededor hay una red de amor que es parcialmente angelical y parcialmente aquella de vuestra guía, que podría llamar su yo superior, aquel más elevado y mejor yo que es un regalo para usted, proveniente de usted mismo en la sexta densidad.

Repose en la red de amor que le rodea y mientras observa la vida sea infinitamente curioso. Vino aquí a crear aquello que anhelaba de acuerdo con sus deseos. Por lo tanto, configure sus deseos para que se ajusten a su más profundo yo, y a los deseos más profundos de los que esté consciente. Y siempre busque ir más profundo, aprender más y liberarse para estar atento al momento presente.

Porque el momento presente es aquel maravilloso punto de conexión entre la eternidad y la ilusión física. Es en el momento presente mismo, cuando usted lo captura, que se puede expandir la conciencia, que se pueden encontrar las respuestas, que se le puede abrir la puerta cuando golpee. De esa manera, intente permanecer, como aquel conocido como B dijo, en el presente. Existe aquello que se gana fácil. Existe aquello que busca. Existe el servicio y existe el aprendizaje. Y permita que su conocimiento de sí mismo y su aceptación de sí mismo crezcan orgánicamente como lo hace su camino de servicio.

Ahora, algunos vinieron a este lugar estrictamente para ser, para ser un espacio que fuera capaz de transmutar luz infinita en aquella energía que bendice vuestro planeta físico. Otros vinieron no sólo a servir como sostenedores del espacio a través del cual pudiera fluir luz sino también para ofrecer servicios externos. No hay diferencia en el valor del servicio interno y el servicio externo. Asimismo, deseamos asegurar a cada uno de ustedes que, ya sea que estén o no involucrados actualmente en un servicio externo, están sirviendo como vinieron a servir. Están en tarea. Están en misión y todo está bien. Permítanse a ustedes mismos llegar a ser. Ese es el secreto. No alcancen, no empujen, sino que configuren su intención para conocer y servir cada día y dejen que esa intención arregle para ustedes aquello que necesitan para hoy con el fin de progresar.

En este momento preguntaríamos si hay una continuación a esta pregunta antes que tomemos otras preguntas. Somos aqullos de Q’uo.

(Larga pausa)

Somos aquellos de Q’uo, y el resonante silencio nos sugeriría que no hay continuación a la pregunta principal esta noche. En consecuencia, pediríamos si hay otra pregunta en el círculo en este momento. Somos aquellos de Q’uo.

L: Yo tengo una pregunta.

Somos aquellos de Q’uo, y nos alegraría escuchar su pregunta, mi hermana.

L: ¿Estoy sufriendo de posesión demoníaca?

Somos aquellos de Q’uo, y no hemos escuchado una pregunta precisamente, ¿pero tal vez desee que hablemos sobre este tema?

L: Si.

Somos aquellos de Q’uo y nos alegraría hacerlo, mi hermana. Mi hermana, este es en efecto un universo hacinado, como bien sabe. La mayoría de las entidades tiene una protección natural contra el quebrantamiento por entidades externas debido al hecho que están firme y profundamente dormidas dentro del sueño de la vida terrenal y no tienen una sensibilidad para estar conscientes de otras entidades.

Cuando una entidad es capaz de abrir su percepción y su sensibilidad se incrementa en una atmósfera lenta y cuidadosamente controlada, puede ser muy útil para algunas entidades tomar conocimiento de entidades que vienen de otra parte, porque han tenido la oportunidad de desarrollar lo que este instrumento llamaría la sintonía, con el fin de llamar a aquellas entidades que sean congruentes con la vibración dentro del individuo.

Hay ocasiones cuando el cuerpo energético [de una persona] es dominado por una energía que es más poderosa que lo que el sistema puede tolerar. Es como si el cuerpo energético fuera un sistema eléctrico y hubiera ocurrido una sobretensión a través del sistema, que ha volado uno u otro de los chacras.

(Termina lado uno de la cinta)

(Carla canalizando)

Cuando esto ha ocurrido repentina y traumáticamente, como con la ingestión de una sobredosis de una droga o como en ocasiones que no son tan fáciles de explicar, esto crea un agujero en el aura, como un portal no planeado o no-solicitado a través del cual las entidades tienen acceso a su cuerpo energético. Estamos simplificando y generalizando con el fin de hablar sobre el tema de forma simple.

Como sea que esto haya ocurrido, y donde quiera que haya ocurrido esto en el cuerpo energético, no hay medicamento en la farmacopea de vuestros doctores que le permita a usted cerrar ese portal. Por lo tanto, alentaríamos a quién esté experimentando el fenómeno de ingreso no deseado a través de portales, de entidades que no sean bienvenidas, a buscar la ayuda de aquellos sanadores que trabajan con energía más que con el cuerpo físico.

La entidad que ha tenido tales agujeros en el aura puede hacer un monton para reparar ese agujero o agujeros por medio de adoptar aquella forma de vivir que se enfoque en aquello que es amado, que es atesorado, y disponiendo la intención cada uno de los días para ser fiel a aquello que es bueno y hermoso y verdadero. Tales pensamientos son como una hebra con la que está tejiendo, de lado a lado y de arriba abajo, en este agujero en el aura.

Los pensamientos en el mundo de lo metafísico son cosas. Asimismo, con intención firme cada día, visualice con ayuda angelical como si estuviera «zurciendo los calcetines» de su cuerpo energético, zurciendo aquel agujero con una hebra de oro, una hebra de plata, todas las cosas preciosas moviéndose de lado a lado y tejiendo de arriba abajo una y otra vez afirmando lo bueno, lo verdadero, y lo hermoso.

Puede demorarse, mi hermana, pero en el pensamiento hay sanación, y eso es algo sobre lo que usted tiene el control. Muchos pensamientos dañinos pueden violentar lo bueno, lo verdadero, y lo hermoso, pero esto no les hace dejar de de ser lo bueno, lo verdadero y lo hermoso. Se pueden tirar barro y piedras al brillo del sol pero esto no evita que el sol brille, tampoco esto evita que lo verdadero sea verdadero y que lo hermoso sea hermoso y que lo bueno sea bueno.

¿Podemos contestarle más, mi hermana? Somos aquellos de Q’uo.

L: Gracias, Gracias.

Le agradecemos, mi hermana. ¿Podemos preguntar si hay una consulta final en este momento? Somos aquellos de Q’uo.

(Larga pausa)

Mis amigos, encontramos que el silencio habla por sí mismo. Hemos agotado las consultas en este círculo por esta ocasión, al menos aquellas que están en vuestros labios, no aquellas en vuestros corazones, pero no quebrantaríamos aquellas preguntas no formuladas que llevan con ustedes.

Es un gran privilegio haber estado con ustedes esta noche. Estamos conmovidos por la belleza de vuestras vibraciones compartidas y ante el sagrado espacio que han construído juntos, un templo de luz que llega mucho más alto que este lugar de residencia que para ojos angelicales es de lo más hermoso. Gracias por buscar la verdad. Gracias por llamarnos a compartir nuestros humildes corazones con ustedes. Les dejamos, como les encontramos, en el amor y en la luz del único Creador infinito. Somos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Adonai, mis amigos, Adonai vasu.

 

[1] Ra, Octubre 28, 1981, Sesión 74. En contexto, la cita es:

INTERROGADOR: A lo que estoy tratando de llegar es cómo estas disciplinas afectan los centros energéticos y el poder del mago blanco. ¿Me diría como funciona eso?

RA: Soy Ra. El corazón de la disciplina de la personalidad es triple. Uno, conoce tu yo. Dos, acepta tu yo. Tres, conviértete en el Creador.

[2] San Francisco de Asís. “Oración de Paz de San Francisco” La primera estrofa dice:

Señor, hazme un instrumento de tu paz,
Donde hay odio, déjame sembrar amor,
Donde hay injuria, perdón,
Donde hay duda, fe,
Donde hay desesperación, esperanza,
Donde hay oscuridad, luz,
Donde hay tristeza, alegría!

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Octubre 17, 2009

Copyright © 2017 L/L Research