Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Sabatina

Noviembre 28, 2009

Pregunta de J: (Jim lee) La pregunta esta noche tiene que ver con el proceso de búsqueda. Cuando el buscador trata de integrar todo lo que está intentando aprender de vidas previas y de esta vida, Ra dijo que el buscador se vuelve cada vez más aquello que vive, cada vez más como es. Y como es, [es] el único Creador infinito [1]. ¿Nos estamos preguntando si, a medida que nos volvemos el único Creador, dejamos nuestra identidad? ¿Es esto algo que echaremos de menos a medida que nos volvemos el único Creador? Y a medida que vivimos cada vez más como el Creador, parece tener que ver más con ser que con hacer. ¿Podría Q’uo hablarnos acerca de cómo progresa el buscador a lo largo de la línea de evolución, la línea ascendente en espiral de la evolución, para volverse el Creador? ¿Qué se obtiene? ¿Qué se pierde? ¿Y cómo se hace?

(Carla canalizando)

Somos aquellos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Les saludamos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo servicio venimos a ustedes este día. Gracias por llamarnos a vuestro círculo de búsqueda esta noche. Es para nosotros un inmenso privilegio unirnos a vuestra meditación y ofrecer nuestras humildes opiniones en esta sesión de trabajo. Poder colaborar con este instrumento es en efecto un placer, y agradecemos a cada uno de ustedes por tomarse el tiempo y la energía de sus abarrotadas y ocupadas vidas, con el fin de juntarse para crear un espacio sagrado en el cual puedan buscar la verdad.

Como siempre, antes que comencemos solicitaríamos a cada uno de quienes escuchen o lean estas palabras, que cada uno escuche con cuidado por aquellos pensamientos que resuenen, dejando todos aquellos pensamientos que no resuenen atrás. Apreciamos inmensamente que usen sus facultades de discernimiento y discriminación. Esto nos permitirá hablar libremente sin estar preocupados de que pudiéramos quebrantar vuestro libre albedrío o perturbar el ritmo de vuestro sendero de búsqueda.

La pregunta que hacen esta noche es de lo más interesante ya que combina temas acerca de lo que este instrumento podría llamar la pequeña vida de una encarnación y la vida del flujo de alma, que vive una vida más grande dentro de los precintos de la eternidad, moviéndose a través de todas las densidades de experiencia de octava a octava, desde la eternidad de alfa a la atemporalidad de omega, sólo para despertar al final en el alfa de la próxima creación. Porque jamás duden, mis amigos, que son infinitos y eternos. Sí, son las chispas del Creador y sí, ustedes son el Creador. Y una vez más, en la próxima creación, una vez más serán las chispas del Creador cuando el Creador elija una vez más conocerse a sí Mismo.

Si intentáramos hablar de una encarnación, al responder esta pregunta, sin ingresar en algún punto en la consideración de aquel alcance mayor de existencia que es vuestro flujo de alma, nuestra respuesta sería más simple de comprender. Sin embargo carecería de los matices requeridos por aquellos dentro de este círculo. En consecuencia, rogamos vuestra indulgencia cuando parezca que nos movemos desde consideraciones de la pequeña vida de una encarnación a consideraciones del ámbito del flujo de alma, de cuyo flujo ustedes han elegido muy cuidadosamente aquellos pocos elementos de lo que este instrumento podría llamar personalidad, con el fin de que puedan enfocarse dentro de esta pequeña vida, con el potencial de lograr un grado infinito de claridad que simultáneamente satisface vuestros objetivos de servicio y aprendizaje dentro de esta encarnación actual, y avanza el potencial de vuestro flujo de alma como un todo para disminuir distorsión, como ha citado aquel conocido como Jim, para vivir más cerca de lo que es usted.

Cuando uno comienza con la declaración básica de que todo es uno, uno crea una paradoja que jamás puede ser explicada. Si todas las cosas son uno, ¿entonces por qué las entidades son únicas, una de otra? ¿Por qué no son igualmente hologramas o imágenes del único Creador infinito? Las paradojas continúan desde ahí. Si una entidad es parte del Creador, ¿en qué punto una entidad no viviría como el Creador? Estas dos paradojas son sólo el comienzo, pero tal vez son suficientes para indicar que cuando uno está hablando de cómo perseguir el objetivo de volverse el Creador, uno está habitando un terreno de paradoja y misterio, en el cual los patrones conocidos de la lógica no serán necesariamente de mucha ayuda. Por otro lado, si uno renuncia a los recursos de la lógica y el intelecto y se apoya completamente en la fe desnuda, uno rápidamente se vuelve incapaz de comunicarse con el individuo de manera consciente y en consecuencia arrebata al individuo de sus ventajas duramente ganadas de ser un ser humano encarnado.

Por lo tanto, sugerimos que uno no se apoye completamente en el intelecto y el uso de la mente lógica, ni tampoco que se apoye sólo sobre las energías y las esencias de la fe y la aprensión directa o gnosis. Más bien sugerimos que se vuelva consciente de la situación en la que ha jugado como un extraño en una tierra extraña, y como un nativo de esa tierra dentro del cuerpo de hueso y músculo, aquella destilería química que lo lleva tan bien a través de su encarnación física.

Parece muy limitado en sí mismo. Debe respirar para vivir. Debe comer y beber la comida y los líquidos de su alimentación. Debe cuidar de una destilería química que debe eliminar aquello que está usado de una forma que parece menos que espiritual. En un millón de pequeñas formas, la fisicalidad tira de usted para recordarle de una limitación u otra dentro de la cual habita con el fin de convertirse en usted.

Inversamente, contenida-como aquella conocida como L mostró en su dibujo, mostrado anteriormente dentro de este círculo de discusión-dentro de esta red de limitación, dolor y sufrimiento, radica la inimitable piedra hechicera del ahora, un ahora que resuena desde la pequeña vida hacia el flujo de alma, hacia el único Creador infinito.

Sin vuestra fisicalidad, sin vuestra ubicación en espacio/tiempo, sin los tremendos sacrificios que hacen como un flujo de alma, con el fin de proyectarse a sí mismos dentro de una ilusión física que está atada-al-espacio y atada-al-tiempo, no tendrían la capacidad de contener el espacio potenciado en el cual, todos los confines entre el Logos de absoluto amor incondicional y el flujo de alma desligado del espacio, sin embargo firmemente ligado dentro de sus propias limitaciones metafísicas, pudieran canalizar hacia el interior de este espacio, que sólo pueden mantener abierto dentro de encarnación.

Es como si, dentro de los diminutos límites de una pequeña vida y una personalidad y carácter aparentemente bastante limitados, uno tuviera depositada la máxima esperanza del Creador de conocerse a sí mismo, no sólo ahora en términos de espacio/tiempo, sino ahora en términos de tiempo/espacio y ahora en términos de toda la creación. El poder de vuestra posición es de muchas formas asombroso. Es del todo correcto que una entidad que está despertando del sueño de la Tierra a un conocimiento de su yo más grande, no tenga idea del poder que porta.

Porque ustedes de cierta forma son como cachorritos y deben crecer en sus pies y sus orejas y su cola. Cuando uno crece desde un pensador espiritualmente inmaduro hacia un buscador que cada vez está más despierto y alerta y atento, vuestros pies de cachorro comienzan a asumir el control. Comienza a crecer dentro de sí mismo, digamos.

Los tipos de estrategia usados por los distintos buscadores para crecer cada vez más hacia una entidad madura espiritualmente, varían ampliamente. Aquel conocido como J hace eco de las interrogantes de muchos sobre vuestra esfera en este momento, quienes están usando sus recuerdos de encarnaciones previas, con el fin de obtener una mejor percepción de quienes son, siendo el razonamiento que, ya que es tan poco lo que el flujo de alma ha recogido de la personalidad que se da en una encarnación, de seguro, si uno recoge cada vez más detalles de otras encarnaciones y es capaz de integrar estas percepciones dentro de un concepto único de sí mismo, uno ganará en la calidad del conocimiento de sí mismo.

Existen aquellos quienes, tal como aquel conocido como S, han encontrado que hay momentos fuera de tiempo, que vienen a uno sin advertencia o planificación previa, dentro de los cuales la percepción de sí mismo se vuelve clara y resonante. El contenido intelectual de esta percepción del individuo es casi nulo. Este sendero a la conciencia de vivir como uno es, se extiende mucho más en el sentido de alguien cuya fortaleza radica en la comprensión, intuición y gnosis directas.

Además de estos dos senderos para captar cada vez más detalles de la memoria profunda y permitir que venga una percepción del ser de la comprensión directa, hay [otros senderos] demasiado numerosos para mencionar. No creemos que sea necesario que el buscador espiritual obtenga una percepción detallada de cada sendero, o de otros senderos. Lo que esperamos hacer cuando hablamos con ustedes, es brindarles un mejor sentido de vuestra situación. La importancia de, ya sea la comprensión directa, o la integración consciente de cada vez más detalles del individuo, se desvanece ante la conciencia del potencial de vuestra humanidad.

Ustedes son todo lo que existe. Enfóquense en órdenes de magnitud más allá de nuestra habilidad de expresarnos a través de este instrumento, [en aquel lugar] donde reside un poder inimaginable, no simplemente en ustedes como se ven a sí mismos o en ustedes como nosotros los vemos, sino en ustedes como lo son más allá de descripción alguna a cualquier nivel.

Usted ha preguntado que, cuando se obtiene conciencia espiritual, cuando uno es capaz de vivir más como uno es, qué se gana y qué se pierde. Miremos primero, el proceso que pone al descubierto la ganancia.

Usted llega a conocerse a sí mismo más allá de los detalles de sus preferencias y dentro de la forma en que se siente, se huele y saborea ser usted. Estamos intentando empujarle más allá de sus sentidos, pero usamos los sentidos que usted entiende con el fin de indicar que cada uno de ustedes es una flor dentro de la eternidad que es exquisitamente única, no sólo en esta pequeña vida sino en el sentido más amplio del flujo de alma de experiencia y variedad infinitas. Cómo es que, a medida que el flujo de alma se construye a sí mismo a través de una densidad tras otra y de una experiencia tras otra, de alguna manera permanece auténtico para sí mismo, no tenemos forma de saberlo. Sólo observamos que es así.

¿Qué es lo que obtiene a medida que se vuelve más consciente de cómo se siente ser usted? Gana libertad y paz. No necesita defenderse. No necesita protegerse. No necesita explicar. Usted es. Y quién y qué es, es una criatura de tal belleza, verdad, valía y vida, que cualquier contenedor de palabras o conceptos que pueda intentar usar para decir «Yo soy y te tengo, tu eres el único Creador infinito» [es inadecuado]. Pero aquella infinidad, aquella parte del Creador que radica en su interior, es único para usted y es el don que usted brinda al Único infinito. Es algo, entonces, más allá de todo precio.

¿Qué es lo que pierde a medida que obtiene ese sentimiento de su propia esencia? De cierta forma, se puede decir que pierde un montón, porque a medida que se vuelve más confortable con aquel individuo más profundo que es usted más allá de distorsión, las distorsiones comienzan a caer. ¿Se valora a sí mismo porque es bueno para contar chistes? Tal vez ese rasgo peculiar de la personalidad caiga y las bromas de las que se ríe ya no sean más las que causen que aquellos que le rodean se unan a usted para reír.

Es como si alguien preguntara a una persona anciana qué ha perdido al volverse viejo. Él podría decir, «He perdido mi apariencia, mis dientes, mi sentido, mi habilidad de salir por horas sin necesitar ir al baño», o podría decir, «He perdido mis temores, mis preocupaciones, mi ira, mi prejuicio, y mis limitaciones auto-impuestas». No hay duda, mis amigos, que en el proceso de volverse una entidad más madura, hablando espiritualmente, algunas cosas suyas caerán, y aquello que usted es, albergará menos distorsión y más amor.

Si usted valora sus distorsiones y dice, «Soy quien soy debido a estas distorsiones, sean físicas o emocionales, o peculiaridades de la personalidad, o que tienen que ver con dones particulares, o limitaciones particulares», entonces sentirá que pierde mucho a medida que se acerca a la congruencia con la frecuencia y vibración del único Creador infinito, que es amor.

Como este instrumento, que es una Cristiana mística, lo expondría, a medida que usted se vuelve consciente de su santidad y de su hogar dentro de los dominios celestiales compartidos por ángeles y aquellos que no han descendido a las vibraciones de la Tierra, uno pierde la particularidad, que puede ser muy apreciada por usted, o su rango en la sociedad, sus habilidades externas, y todas aquellas preferencias por las cuales se ha distinguido de los demás.

¿Qué es ganancia y qué es pérdida cuando está contemplando la oportunidad en una vida pequeña, de mantener un canal o espacio que conecta la particularidad a lo infinito y que trae, o puede traer, el amor infinito y la luz del Único desde el corazón resplandeciente mismo del misterio, a la vida recia y estable, una vida que se mueve a través suyo sin esfuerzo, pero con intención infinita e intensa? Esta es vuestra oportunidad de existir, y en esa existencia, ofrecer su canal, su instrumento, su esencia, con una cavidad en su interior, desocupada de los detalles, de los dones y de la personalidad, de tal manera que su vida y la vida de su mundo puedan ser iluminadas desde el interior por el amor.

Usted pregunta finalmente, ¿Cómo vivir tal como somos? Mis amigos, cada momento de vuestra vida es un momento en el cual el potencial para ser, para saber que es un ser, y para apoyarse en ese conocimiento con la intención de servir, se mantiene como una ofrenda ante usted. ¿Tomará esa ofrenda en este momento? Tal vez pueda distraerse, pero otro momento vendrá de inmediato, y luego otro, y luego otro. Y así es. No hay momento en vuestra vida como entidad de tercera-densidad en encarnación, que no esté absoluta y completamente lleno de la oportunidad de conocer al yo, aceptar al yo, y volverse el Creador.

Mis amigos, aún cuando estamos conscientes de que apenas hemos arañado la superficie de esta pregunta de lo más interesante, sentimos que es un buen momento para hacer una pausa y preguntar si hay una continuación a esta pregunta. Somos aquellos de Q’uo.

L: Me gustaría pedirle que comente sobre una teoría que tengo. Al armar esto adecuadamente por partes, estoy comenzando a ver que distintas encarnaciones, distintas vidas, son como piezas de un rompecabezas, que con el tiempo calzan juntas, hasta que eventualmente se muestra el rompecabezas completo. Y sin embargo cada pieza aún está en el rompecabezas, de tal manera que no se pierde nada de lo que se haya experimentado. Existen ganancia y crecimiento perpetuos y [al rompecabezas] continuamente se le agrega, se le agrega a lo que uno es, de tal manera que uno no se está haciendo más pequeño. Uno está creciendo. ¿Parece esta una forma adecuada de expresar ese concepto?

Somos aquellos de Q’uo, y estamos al tanto de su pregunta, mi hermana, y contestaríamos de dos maneras. En primer lugar, diríamos que, en efecto, las experiencias de una encarnación tras otra, tras otra, y así en adelante, de hecho crean una expresión cada vez más detallada y articulada del individuo que es el flujo de alma. En ese sentido, mi hermana, está bastante en lo correcto.

En otro sentido, puntualizaríamos que desde nuestro punto de vista, al menos, y como sabe, es tan sólo nuestra opinión…

(Termina lado uno de la cinta)

(Carla canalizando)

…es útil aceptar dentro de una encarnación, la premisa de que se le ha ofrecido aquello que se requiere que aprenda y sirva de la mejor y más elevada manera, y entonces, que no existe la ventaja que puede parecer que exista, al reunir otros detalles encarnacionales. Decimos esto porque el proceso de volverse cada vez más uno mismo es un proceso de refinamiento y destilación de esencia. No es la multiplicación de detalle que informa a la parte más profunda del ser. Más bien, es el deseo del ser de abrir el proceso de la emoción y la sensación, a la destilación y al refinamiento.

El individuo que es usted, tanto dentro de encarnación como también como flujo de alma, es un ser en el que existen muchas, muchas capas moviéndose hacia abajo a través de la superficie de la conciencia, de los niveles superiores del subconsciente, y hacia el interior de las raíces de la mente, siendo de las más importantes, entre esas raíces, las del individuo arquetípico.

Usted, como un instrumento de particularidad e infinidad combinadas, tiene la capacidad de habitar dentro de la superficie de sus emociones, respondiendo con impulsividad y vigor a cada uno de los sentimientos. También tiene infinita capacidad de permitir que las emociones penetren al ser consciente, al individuo que sueña, al individuo que camina los corredores del mito y del saber, y al individuo que ha obtenido acceso a aquellos grandes viaductos de la emoción que forman la mente arquetípica.

Pedir al individuo que permita que las emociones se refinen y purifiquen, es pedir al individuo que camine dentro del fuego del sufrimiento. Porque si uno se defiende del dolor de tipo emocional o de tipo espiritual, uno deja de poder ir más profundamente dentro de aquellos muchos, muchos niveles del individuo, que se mueven dentro de la mente arquetípica. En efecto, es a través de repetidas experiencias con emociones tan profundamente dolorosas tales como la aflicción, la ira, los celos y la furia, que uno, tan lentamente, se vuelve capaz de soportar la belleza de la emoción pura.

Como en todas las cosas espirituales, la paradoja es que a medida que uno se vuelve capaz de abrirse al dolor de ingresar más profundamente dentro de su vida emocional, uno es cada vez más capaz de ver, soportar, mantener, aceptar las emociones de la alegría, la dicha y la paz. Porque como en todos los niveles y formas de entender al único Creador infinito, la esencia es siempre amor. En consecuencia, el río de la aflicción, el río de la furia, todos los ríos de cualquier emoción purificada, llevan finalmente al océano de la dicha, que es un estado estable de amor infinito. De cierta forma, no defenderse es aterrador.

No alentamos a estar indefensos si hay algo que defender. No le alentamos a que presione más allá de lo que puede soportar. Le pedimos que trace limites cuidadosos cuando requiera hacerlo, de tal manera que pueda contener de una manera integrada y saludable, aquel caparazón de personalidad con la cual vino a encarnación. Es bueno proteger su sanidad mental y su sentido del yo. Es mucho mejor hacer esto y moverse más lentamente hacia la purificación de emoción, que pedir al individuo ir más allá de los límites que puede soportar.

Pero sepa y tenga confianza del hecho que hay ayuda disponible cuando las emociones que está procesando son difíciles, de tal manera que tal vez pueda abrirse un pelo más y ser sólo un ápice menos temeroso porque puede sentir la ayuda que está a su lado, que le sostiene, y le permitirá soportar más.

Porque cuando soporta más, cuando pasa por el sufrimiento a un nivel más profundo, está quemando distorsión. Está purificando las emociones que vino a intentar purificar. Y cuando está aprendiendo por estos caminos, aquella actividad es altamente protegida. Es necesario reconocer la ayuda y pedir por la ayuda, pero la ayuda está tan cerca de usted como su respiración.

¿Podemos contestarle más, mi hermana? Somos aquellos de Q’uo.

L: No, gracias. Sus palabras resuenan muy bien conmigo.

Somos aquellos de Q’uo, y le agradecemos, mi hermana. Preguntaríamos si hay una pregunta final en este momento. Somos aquellos de Q’uo.

Interrogador: Tengo una continuación a aquella última. ¿Si uno es capaz de ingeniárselas para integrar todos sus aspectos encarnacionales, haría esto que el aprendizaje de las lecciones durante la vida fuera más eficiente, y haría también más eficiente la polarización?

Somos aquellos de Q’uo y creemos que estamos al tanto de su pregunta, mi hermano. El hecho de agregar detalles de varias encarnaciones a lo que se conoce de la encarnación dentro de la cual experimenta tiempo y espacio puede, en algunos casos, clarificar asuntos que sean intrigantes. Y tal vez se deba a que es tiempo de clarificar esos asuntos, que se filtran recuerdos de una encarnación previa. En consecuencia, podemos decir que existe un aspecto positivo al trabajar con encarnaciones aparte de aquella en la cual experimenta ahora la vida.

Si embargo, mi hermano, existe una correspondiente limitación que se produce al evaluar detalles de otras encarnaciones. Esto se debe al hecho de que cada encarnación es un todo en, y de sí misma. La entidad que usted fue en cualquier otra encarnación sería irreconocible para usted desde el punto de vista de una personalidad, o como este instrumento podría decir, una caparazón de personalidad. Es decir que en cada oportunidad encarnacional, usted ha tomado desde un almacén infinito de características, talentos y limitaciones, y asociaciones previas, una pequeñísima porción del todo y ha creado para usted una persona, un avatar [2], si lo quiere.

Para que su avatar juegue un juego puro, no necesita nada más que su esencia. El poder de los detalles agregados para distraer al individuo dentro de esta encarnación, de una cantidad plena de respeto por su esencia cuando está en esta encarnación, es variable, pero en algunos casos, puede ser útil dejar atrás los detalles de otras encarnaciones-no su conocimiento de ellas-si han venido a usted y son justamente una parte de lo que conoce. Más bien sugeriríamos que los libere de la constricción de intentar moldearlos dentro de un ser mayor que le diga más que lo que descubrirá cuando, como aquel conocido como S dijo, se siente al brillo del sol y de pronto sea consciente de sí mismo.

Mis amigos, es con pena que nos alejamos de ustedes, porque hemos disfrutado mucho esta conversación y la belleza y coraje de vuestros espíritus. Y el espacio sagrado que ellos han formado es grandioso.

Gracias. Gracias por llamarnos. Gracias a este instrumento por colaborar con nosotros. Gracias al único Creador infinito, a quién ustedes y todos nosotros servimos, por esta oportunidad de estar juntos en Su amor y en Su luz. Somos conocidos para ustedes como aquellos del principio de Q’uo. Les dejamos, como les encontramos, en el amor y en la luz del único Creador infinito. Adonai.

 

[1] Ra, Sesión 73, Octubre 21, 1981. En Contexto, la cita dice:

INTERROGADOR: Me parece que la primera cosa importante para aquellos del sendero de servicio-a-los-otros, es el desarrollo de una actitud que sólo puedo describir como una vibración. Esta actitud se desarrollaría por medio de meditación, ritual, y el desarrollo de un aprecio por la creación del Creador, que resulta en un estado mental que sólo puedo expresar como un aumento de vibración o de unidad con todo. ¿Podría desarrollar y corregir esa afirmación?

RA: Soy Ra. No corregiremos esa afirmación pero la ampliaremos sugiriendo que a esas cualidades podría agregar el vivir el día a día y momento a momento, porque el verdadero adepto vive cada vez más tal como es.

[2] Un avatar se define en www.dictionary.com como «el descenso de una deidad a la tierra en una forma encarnada o alguna forma manifiesta; la encarnación de un dios». En el uso en la Internet y en juegos de video, ha llegado a significar una imagen gráfica que representa a una persona. Q’uo, al usar esta palabra, parece usar ambos significados en cierta medida.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Noviembre 28, 2009

Copyright © 2017 L/L Research