Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática ha sido tomada de transcripciones de las reuniones semanales de estudio y meditación de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo Rock Creek y L/L Research. Se ofrece en la esperanza de que le pueda ser útil a usted. Como la Confederación siempre hace una acotación al decir, por favor use su discriminación y juicio al evaluar este material. Si algo te suena cierto, bien. Si algo no resuena, déjelo atrás, porque ni nosotros ni tampoco aquellos de la Confederación desearíamos ser un tropiezo para nadie. (Traducción al español realizada por Angelo Zucco.)

Meditación Sabatina

Diciembre 26, 2009

Jim: La pregunta de esta noche tiene que ver con las emociones. Identificamos el amor y el temor como polos opuestos y nos preguntamos si todas las demás emociones, tales como los celos, la ira, la duda, la codicia, la gula, etc., son alguna clase de mezcla de temor con amor y si existe algún uso positivo que podamos dar a estas emociones supuestamente negativas. ¿Hay algún beneficio que podamos obtener al trabajar con estas emociones? ¿Qué principios espirituales podemos usar para considerar las distintas emociones con las que nos encontramos a lo largo de nuestra vida diaria?

(Carla canalizando)

Somos aquellos del principio de Q’uo. Saludos en el amor y en la luz del único Creador infinito, en cuyo servicio venimos a ustedes esta noche. Gracias por llamarnos a vuestro círculo de búsqueda esta noche. Es un privilegio ser llamados, y estamos de lo más felices de compartir nuestros pensamientos con ustedes sobre el tema de las emociones, el amor y el temor.

Como siempre, sin embargo, antes que comencemos pediríamos a cada uno de ustedes que escuche o lea estas palabras, que usen sus poderes de discriminación y discernimiento al elegir cuáles de nuestros pensamientos puedan desear usar como recursos para vuestro viaje espiritual. Pediríamos que sigan el camino de la resonancia. Y si las ideas no resuenan con ustedes, entonces por favor déjenlas atrás sin darle más vueltas. No desearíamos ser un obstáculo para ustedes, sino sólo un recurso. Les agradecemos por esta consideración.

Ustedes preguntaron esta noche con relación a las emociones. Encontramos que entre vuestra gente, las emociones a menudo son menospreciadas y desacreditadas por aquellos que desearían vivir una vida orientada espiritualmente. Desde nuestra perspectiva, sin embargo, las emociones que sienten son dones de un enorme valor. Mientras la mente se mueve de un pensamiento a otro, generalmente gobernada por la lógica y el intelecto, el corazón se mueve de una emoción a otra, generalmente sin componente intelectual en lo absoluto. Porque las emociones son aquellos regalos del corazón que tienen su origen en las profundidades y las raíces mismas de vuestra propia conciencia.

Asimismo, cuando está intentando pensar en las emociones, está intentando pensar en algo que tiene su realidad en tiempo/espacio, porque [las emociones] provienen de vuestra conciencia más que de vuestro intelecto o capacidad mental. Cada persona tiene una capacidad mental y personalidad diferente y única. Sin embargo, como miembros de la tribu de la humanidad de vuestro planeta en tercera densidad, comparten una conciencia. Sus celos y los celos de otro tienen la misma energía. Su amor y el amor de otro de una cierta frecuencia, tienen la misma energía. Son las emociones, más que los pensamientos, las que unen a vuestra gente.

Ahora, en las raíces de la conciencia, que este instrumento denomina la mente arquetípica, las emociones pueden ser trazadas en un mapa, de la misma forma en que las vías fluviales de vuestro continente pueden ser trazadas en un mapa. Hay ríos de emociones de varios tipos, tanto de aquellas emociones que usted llamaría positivas, tales como el júbilo, la dicha y la felicidad, como de aquellas que llamaría negativas, tales como la codicia, la gula, y la lujuria. No obstante, cada emoción fluye desde su manifestación más extrema o distorsionada, a través de una sucesión de extracciones de distorsión, hasta que al final todas se vacían dentro del océano que usted llamaría el Logos o amor incondicional o dicha.

Este instrumento ha estado intentando definir las emociones con alguna clase de vara de medir o regla, intentando medir emociones por la relación de amor a temor, ya que este instrumento ha postulado que el amor y el temor son los opuestos fundamentales de la emoción [1]. Y nosotros sugeriríamos que, aún cuando hay un elemento de verdad en este pensamiento, que intenta acorralar y comprimir los 360 grados de las emociones en una línea recta vi-dimensional. Este intento en sí mismo es una distorsión del modelo, digamos, que podríamos sugerir como un pensamiento más útil acerca de las emociones.

De ciertas formas, las emociones pueden ser percibidas en términos de colores complementarios. Aquellos que desean decorar sus paredes, por ejemplo, encontrarán una rueda de colores en la que se muestren colores complementarios. Y se ven varios contrastes que son los opuestos dinámicos. Encontramos que este concepto de la rueda de colores es útil para hablar acerca de las emociones.

Sin embargo, no es correcto, en nuestra humilde opinión, intentar atribuir significado a los colores de las emociones en que, por ejemplo, se dice que alguien se está sintiendo «azul», y bien puede haber una relación entre ese color o sentimiento que es azulado y aquella emoción. Sin embargo, no es válido ligar «sentirse azul» al rayo azul o el centro energético azul, como tampoco una persona que sea «amarillo» esté operando desde el rayo amarillo, o una persona que esté «verde de envidia» esté operando desde el chacra del corazón. En este sentido no hay conexión entre el color y las emociones. No pueden ser ligadas a ninguno de los chacras o rayos. Sin embargo, es un ejercicio útil, cuando se piensa en las emociones, pensar en colores complementarios y el surco a lo largo del cual una cierta clase de emoción podría caer, de tal manera que uno pueda comenzar a desarrollar una rueda de las emociones.

Una forma de ver las emociones es ver dónde está el amor en la emoción. Por ejemplo, si uno considera la emoción de los celos, la emoción del amor se ve claramente, en que el objeto que ha inspirado los celos de uno es amado inmensamente. Por lo tanto, los celos tienen el amor en su centro, y sin embargo [está] teñido por el temor de la pérdida de ese amor. [Por lo tanto] la energía del amor se vuelve bastante diferente del sentimiento original libre y fácil del amor.

Sugeriríamos que hay emociones complementarias, de tal manera que uno puede tomar un radio hacia fuera del centro de la rueda de las emociones, que es amor incondicional, aquel amor que este instrumento diría es como el de Cristo o que lleva la Conciencia de Cristo.

Desde ese amor original o aquel mar de dicha en la mente arquetípica, brotan los rayos naturales alrededor de todos los 360 grados de la personalidad.

Otra forma de evaluar las emociones es mirar la facultad de la voluntad, deseo o ansia. La forma más clara de aproximarse a la emoción, viviendo día a día, sería permanecer transparente y desligado del resultado de nuestro objeto del deseo o voluntad o ansia. Sin embargo, precisamente es la incapacidad del individuo dentro de encarnación de permanecer desligado a los resultados, la que crea el grueso de las reacciones emocionales distorsionadas. Asimismo, si uno amara a otro puramente y sin ninguna atadura de ningún tipo, y ese objeto de deseo eligiera ingresar a una relación con otra persona aparte de uno mismo, en la entidad desligada esto sólo sería una fuente de alegría, sabiendo que el otro que es tan amado, estaba haciendo algo que el o ella disfrutaba. Sin embargo, es muy raro que las entidades estén desligadas de esta manera.

Si uno mira a la esencia de la vida espiritual, es claro que es una bendición que la entidad dentro de encarnación esté ligada a los resultados y tenga distorsiones y ansias y deseos, porque estos elementos crean el potencial para sentir emociones e involucrar la conciencia en formas nuevas y diferentes.

Otro elemento que es importante considerar cuando se mira las emociones, es aquella facultad que ustedes llaman juicio. El buscador que siente emociones superficiales tiende a no juzgarlas, si las emociones parecen positivas, pero es bastante crítico si las propias emociones parecen ser del lado sombra del individuo y expresan la oscuridad interior. Ahora, si uno estuviese mirando una rueda de colores, uno no juzgaría los colores oscuros como inferiores a los colores más claros sino vería que todo el rango de colores es necesario para crear toda la placentera armonía dentro del esquema de colores de uno. Uno no evitaría las notas de café o gris y negro y azul marino, por ejemplo, en contraste con los pasteles y los colores más claros en sus tonos tierra, tales como el café claro, gris claro, etc. Todos estos colores son valorados por igual al construir un medioambiente que sea placentero para usted, personalmente.

Cuando el buscador espiritual se vuelve más maduro, cada experiencia es otra oportunidad para trabajar con una emoción superficial y para refinar o purificar esa emoción, ofreciéndola como un sentimiento espontáneo y puro, sin crítica, sin pedirse a sí mismo ser alguien que sólo sienta las emociones positivas. Cada emoción comienza, en la entidad inmadura, como aquello que es confuso y caótico y que tiene un alto grado de estática y ruido en contraste con la señal. En consecuencia, como buscador espiritual, cada vez que surge una emoción, uno está trabajando para sentirla sin encogerse por ella o tratar de alcanzarla, siendo el objetivo no hacer nada con la emoción, excepto permitirle sumergirse en la conciencia del momento presente.

Cuando uno brinda respeto y honor a las emociones superficiales, les da el espacio para comenzar a filtrarse pasados los primeros niveles de impulsividad y auto-crítica. Cuando uno se permite a sí mismo el espacio y el tiempo para que esta emoción le cuente a uno su historia, uno se está sumergiendo en las raíces de su propia conciencia y está comenzando a ser capaz de sentir cada emoción como un color más discreto, puro y depurado, digamos.

Es posible, de hecho es probable, que alguna clase de contemplación en curso de la mente arquetípica, pueda ayudar al buscador a evaluar y a pensar acerca de las experiencias de emoción que tiene. Dentro del glifo del Árbol de la Vida, por ejemplo, hay varias emociones que están ligadas al pilar central, al pilar femenino y al pilar masculino. Podría ser interesante contemplar dónde podrían calzar las emociones que uno experimenta día a día, en aquel glifo del Árbol de la Vida [2].

De manera similar, si uno se ha inclinado hacia la astrología, las entradas y salidas de los variados signos y casas, para algunos son una verdadera ayuda y recurso, cuando se trabaja con la comprensión de las emociones propias.

Por último, como este grupo particular lo ha hecho en el pasado, existe la posibilidad de contemplar el mundo de la emoción y la naturaleza de la conciencia trabajando con las veintidós imágenes del tarot [3]. Cuando uno mira cada complejo de concepto, uno puede comenzar a ver relaciones entre varias emociones.

Este es un trabajo sutil, mis amigos, y la naturaleza de la conciencia es la de la paradoja, el misterio y la infinidad, de tal manera que uno no tiene el confort que podría ofrecer el intelecto para encontrar explicaciones nítidas y ordenadas u órdenes, para las emociones dentro de su propia vida, o dentro de la creación del Único infinito. Más bien la emoción, como los ríos y lagos de vuestro planeta, es un sistema acuífero en constante flujo, constante cambio, constante evolución, digamos, o un sistema de circulación de la conciencia del Creador.

Usted pregunta qué principios espirituales pueden usarse para pensar acerca de la emoción y nosotros ofreceríamos el principio de la unidad. Ustedes son todos uno. Ustedes comparten una conciencia instintiva, fundamental y auténtica del tema de la emoción. Esto es algo digno de confianza-que ustedes tienen emociones en común con sus semejantes. No hay ninguna emoción que usted pueda sentir que otros no hayan sentido antes que usted y que no sentirán después que usted.

De cierta forma, las emociones tienen más coherencia que el funcionamiento del intelecto, que podría parecer mucho más coherente debido a la naturaleza de la lógica. Sin embargo, la lógica puede ser girada para crear fundamentos sofísticos para lo que se desee, mientras que las emociones son tercamente lo que son. Uno puede intentar forzar una emoción para hacerla diferente a lo que es, sin embargo no es al forzar [las emociones], o al intentar ajustar las emociones que uno no prefiere, que uno crea un enfoque hábil para las emociones. Más bien, es a quien confía lo suficiente en cada una de las emociones, para darles el espacio y el tiempo en el cual se puedan articular a sí mismas dentro de su conciencia, que las emociones comenzarán a ofrecerle la recompensa de ese sentimiento de uno mismo, que va más allá de lo lineal.

Ustedes son seres infinitos. Y sin embargo en la superficie de la mente existe un sentimiento mucho más pálido y diluido de las emociones del día, de lo que uno es capaz de experimentar cuando uno se fuerza a observar cada una de las emociones con respeto y libre de crítica.

Aquella conocida como L, estaba diciendo antes, que había aquellos con los que se encontraba mientras hacía su trabajo y su servicio a los otros, que atraían desde su interior sentimientos de furia realmente brillante. ¿Qué tenía que hacer ella con esta furia repentina e impulsiva? ¿Tenía que intentar aplastarla o reprimirla? ¿Tenía que brindarle tanto honor expresando esa furia de maneras que no fueran de servicio a los otros? ¿Cómo tenía que manejar este sentimiento de furia repentina e impulsiva? Esto ocurre una y otra vez en el curso de cada uno de los días para cada uno de los buscadores espirituales.

Y parecería no haber función útil para las emociones negativas, mientras que las emociones positivas tales como la alegría, la admiración y el amor de naturaleza romántica o amistosa, son emociones de bienestar que rara vez son evaluadas o juzgadas. No obstante es muy útil, cuando se trabaja con emociones positivas, ponerles atención también a ellas. Porque de la misma manera que las emociones negativas, la superficie de una emoción positiva es sólo el comienzo de su intensidad, de su claridad y su vitalidad, y es al buscador espiritual que se enfoca en tales emociones superficiales tales como la alegría y les permite expandirse, como dijimos antes, para que cuenten su historia alrededor de la fogata del individuo mientras se experimenta a sí mismo, que vendrá el don de las emociones positivas.

De igual modo, cuando se experimentan las emociones aparentemente negativas, o sombra, es bastante útil mirar con atención y permitir que la conciencia de estas emociones superficiales permanezca, sin alejarlas porque sean incómodas de contemplar, sin decir «Bueno, esto no puedo ser yo, nunca sería tan negativo», sino observando esta emoción de color oscuro y pidiéndole que se aclare, que se refine, para que se vuelva más pura.

Aquella conocida como L preguntó, «¿Bueno, de qué sirven las emociones negativas? ¿Puedo usarlas?». Sugeriríamos que el valor de incluso la emoción aparentemente más oscura, es igual al valor de la emoción aparentemente más positiva, en que es una parte válida y honrada de todo lo que existe. Ustedes son todo, cada emoción. Y cada emoción tiene su lugar en crear de usted dentro de encarnación, una expresión cada vez menos distorsionada, si lo quiere, del único Creador, porque cada uno de ustedes es una expresión del único Creador.

Como hemos dicho a través de este instrumento muchas veces, son las emociones más oscuras, tales como la rabia, que cuando se les permite refinarse y purificarse crean las agallas, el músculo, la determinación, la energía para soportar y perseverar y ganar a través de los objetivos de vuestra encarnación. Si uno no tiene esa energía impulsora que se expresa en furia interior en un estado más purificado y refinado, uno no tiene la energía de tener paciencia consigo mismo, mientras se refina en el atanor, o en el horno de la experiencia.

Este instrumento estaba trabajando con una cita de la Sagrada Biblia anteriormente hoy, que decía que aquel conocido como Jesús Cristo no vino al mundo juzgar al mundo, sino que el mundo a través suyo podría ser salvado [4]. Nosotros sugeriríamos que sean tan piadosos consigo mismos, al trabajar con emociones negativas, como lo haría aquel conocido como Jesús. El no estaba interesado en trabajar con aquellos que estuviesen libres de error; él estaba interesado en trabajar con aquellos que estaban distorsionados, que estaban heridos, que estaban sufriendo, que estaban en la oscuridad de la confusión. Permitan que ese clima de absoluta falta de crítica sea vuestra actitud de trabajo, mientras conceden a cada emoción su lugar respectivo en vuestra conciencia, y mientras se piden eso a sí mismos, facilitan un medioambiente continuo en vuestro interior, en el cual las emociones respetadas y honradas puedan ser purificadas y refinadas gradualmente.

Vuestro objetivo, entonces, no es equilibrar las emociones hasta que no haya emoción, sino experimentar cada emoción de maneras que permitan a estas emociones ir desde ser turbias y confusas, hasta un lugar donde cada emoción tenga un tono de joya. Las gemas vienen en todos colores desde negro a blanco y todos los colores intermedios. Y la belleza de cada una es única para esa gema particular. Vuestras emociones son como gemas. Y cuando usted ha sido capaz de permitir que las tinieblas y el barro y la impulsividad se evaporen gradualmente del corazón y la esencia de cada emoción, usted es como quien ha cavado en el mineral, para extraer esas gemas del individuo que tiene en común con todos sus semejantes humanos. Y a medida que esas energías en su interior son purificadas, hay cada vez menos distorsión [y] cada vez más equilibrio, y cada vez menos de aquel componente de temor que comenzamos discutiendo. Porque de hecho es una observación válida que aquel gran Pensamiento original es la emoción que está en el corazón de cada emoción, positiva o negativa. Esta es una afirmación confiable hasta donde sabemos. Cada matiz de emoción tiene sus raíces en el amor, amor incondicional, amor sin-crítica, sumo y absoluto amor. Mientras más a menudo uno sea capaz, al terminar de trabajar con las emociones, de regresar al amor y de permitir que ese amor desborde todas las demás consideraciones, más fuerte será en su capacidad de hacer este trabajo de permitir que el individuo florezca.

Cada uno de ustedes es como una flor. Y ciertamente, si uno mira al cuerpo energético de cada entidad, cada chacra es como una flor de una cierta forma y con un cierto potencial de volverse más brillante, de muchos más pétalos y con un florecimiento más pleno. Así que al trabajar con sus emociones, piensen como si estuvieran trabajando con las energías de la danza o la música o la poesía.

Permitan que colapsen los límites, de tal manera que comiencen a sentir las conexiones entre las emociones positivas y negativas. Cuando uno se vuelve más valiente y flexible al trabajar con el equilibrio de cada emoción, uno está permitiendo que aquellos chacras de vuestro cuerpo energético se vuelvan más brillantes, más llenos de pétalos, más articulados y más poderosos.

Concluiríamos esta observación de las emociones con el concepto del poder. En una entidad que no está intentando buscar la espiritualidad o de encontrar de alguna manera quién es y por qué está aquí, en general las emociones permanecerán bastante turbias y poco claras, porque realmente no hay incentivo para quien no descubre las ofrendas que representan las emociones, para hacer el trabajo necesario para comenzar a refinar y purificar estos sentimientos auténticos e infinitamente significativos, que son los rayos de vuestro estado esencial como una criatura de amor.

(Termina lado uno de la cinta)

(Carla canalizando)

Hemos mencionado el ejercicio de balanceo muchas veces a través de este instrumento, y nos referiríamos a éste brevemente una vez más, porque es una forma muy útil de trabajar con las emociones.

La naturaleza de todo lo que no es el Pensamiento original, es ser distorsionado. Distorsión no es una mala palabra. Distorsión no es una palabra insultante. Existe distorsión en toda manifestación, incluso en la más elevada y mejor de las manifestaciones que pueda imaginar. Si no hubiera distorsiones, no habría creación, porque la creación misma, en su aspecto manifiesto, es una serie de distorsiones anidadas. Así, uno no está intentando remover completamente la distorsión, sino más bien permitirle volverse más coherente; cambiar colores vacilantes y turbios a luces láser y joyas.

El trabajo de los ejercicios de balance es simplemente encontrar cada uno de los desencadenantes que le movió este día, desde un equilibrio normal a una reacción desequilibrada o distorsionada, ya sea que fuere hacia las así llamadas emociones positivas o negativas.

Mirar a esas cosas dentro del ser, mirar los procesos por los cuales uno fue sacado fuera de centro, le dice cosas acerca de sí mismo. Y cuando permite que aquellos sentimientos sean vistos otra vez e incluso sean intensificados y luego, cuando permite que venga la emoción aparentemente opuesta, como se vería un color complementario a través de la rueda de colores, uno disminuye la distorsión dentro de sí mismo, alentando el respeto por igual, tanto a las emociones aparentemente negativas, como a las aparentemente positivas.

Como dijimos antes, este es un trabajo sutil, pero es el trabajo para el cual está aquí en términos de aprender acerca de sí mismo, aprender quién es; de comenzar a sentir una autenticidad de ser, que es cada vez más profunda, de tal manera que uno es un guerrero de la luz más robusto de lo que era antes. Cada emoción tiene su lugar. La superficie de las emociones es sólo el comienzo de ellas.

Les deseamos el mejor de los viajes de exploración cuando trabajen con estas emociones para aprender cada una de las esencias que les hacen quienes son. Descubrirán que todas las emociones, una vez que han sido purificadas, trabajan en armonía para crear de usted un ser humano. La naturaleza del humano es estar orientado éticamente y desear servir, amar y saber. Confíe en sus emociones para ayudarle a aprender estas cosas. Y cuando se relacione con otros, confíe en las emociones de ellos que resuenen con sus propias emociones, en términos de tratar con cada entidad en el ámbito del alma.

Antes de dejar este instrumento preguntaríamos si hay una pregunta, o continuación a esta pregunta. Somos aquellos de Q’uo.

(Pausa)

Ya que parece que hemos agotado las preguntas en este grupo esta noche, entonces nos queda dejar esta conexión con este instrumento y con este grupo. Quisiéramos agradecerles una vez más por llamarnos a vuestro círculo de búsqueda. Ha sido un placer y estamos tan agradecidos con cada uno de ustedes por reservar tiempo y espacio en sus muy ocupadas vidas, con el fin de venir y buscar juntos la verdad. El espacio sagrado que han creado con vuestro deseo y anhelo es una cosa sorprendentemente hermosa y también les agradecemos por eso.

Dejamos a este instrumento y a este grupo en el amor y en la luz del único Creador infinito. Somos conocidos para ustedes como el principio de Q’uo. Adonai, mis amigos. Adonai vasu.

 

[1] Carla está escribiendo un libro con relación a trabajar con las emociones y el sufrimiento de la vida en este momento.

[2] Un buen sitio web para buscar esta línea de pensamiento es www.tarotpedia.com/wiki/Tree_of_Life. El libro de W. E. Butler, The Magician, His Training and His Work, también contiene una clara y completa explicación de las diez estaciones de este glifo.

[3] Una gran porción del Libro IV de La Ley de Uno se dedica a explorar estas veintidós imágenes.

[4] La Sagrada Biblia, Juan 3:16-17. La cita en contexto es, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que creyera en él, no perezca, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo; si no para que el mundo a través suyo pueda ser salvado”.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 2009 - Español Diciembre 26, 2009

Copyright © 2017 L/L Research